Símbolos Nacionales

La Bandera

Diseñada por el escritor, poeta y dibujante Miguel Teurbe Tolón, según indicaciones del patriota Narciso López, fue izada por primera vez en 1850, en la ciudad de Cárdenas, por los miembros de la expedición libertaria de Narciso López. Adoptada como enseña nacional el 11 de abril de 1869 por la Asamblea Constituyente de Guáimaro (órgano independentista), presidió también las luchas de los mambises en la guerra de independencia de 1895-98. Sus tres listas azules representan los departamentos en los que se dividía la isla por entonces; las dos listas blancas, la fuerza del ideal independentista; el triángulo rojo, la igualdad, la fraternidad y la libertad y a su vez la sangre necesaria vertida en las luchas por la independencia, y la estrella blanca, solitaria, aparece como símbolo de absoluta libertad entre los demás pueblos.

El Escudo

Originalmente dibujado en 1849 por Miguel Teurbe Colón, el mismo que diseñó la bandera, conserva su concepción básica aunque con algunos cambios. En su cuerpo superior horizontal aparece una llave dorada entre dos montañas y un sol naciente (lo cual simboliza la posición de Cuba en el Golfo de México, entre las dos Américas). Las franjas blancas y azules representan, al igual que en la bandera, la antigua división departamental. A la izquierda, en la vertical, aparece un paisaje cubano presidido por la palma real, símbolo del carácter indoblegable del pueblo cubano.

Himno Nacional

El Himno Nacional cubano nació en Bayamo en el fragor de la lucha por la libertad del colonialismo español. Pedro Figueredo, luego de haber compuesto la melodía en 1867, escribió la letra de este himno de lucha cuando las tropas independentistas tomaron la ciudad en 1868.

“Al combate corred, bayameses

Que la Patria os contempla orgullosa

No temáis una muerte gloriosa

Que morir por la Patria, es vivir.

En cadenas vivir es vivir

En afrenta y oprobio sumidos,

Del clarín escuchad el sonido

A las armas, valientes, corred”.

Otros atributos nacionales

Flor Nacional

La mariposa, cuyo nombre científico es Hedychium coronarium J.Koenig, de la familia de las zingiberáceas (alpináceas) fue elegida la Flor Nacional de Cuba debido a que su blancura, que representa la pureza de los ideales independentistas, es símbolo de la paz, es un elemento presente en las franjas de la enseña nacional, así como la forma de su flores unidas al tallo central también son simbólicas de la unión de los cubanos. Es también paradigma de la gracia y la esbeltez de la mujer cubana y según la tradición oral, se cuenta que durante las guerras de independencia, en estas flores prendidas en velos y mantones, se escondían mensajes para el ejército libertador.

El árbol nacional

La palma real, cuyo nombre científico es Roystonea regia. Pertenece a la familia de las palmáceas, es un árbol elevado, erecto que alcanza generalmente entre cuarenta y cincuenta pies de altura, coronado por un bellísimo penacho de hojas pinnatisectas, capaz de suscitar tal admiración que muchos poetas y músicos han cantado a su elegancia. Florecen y crecen sus frutos durante casi todo el año y desde tiempos inmemoriales fue utilizada, primero por los aborígenes y más tarde por los campesinos cubanos, para satisfacer algunas de sus necesidades más vitales, desde la comida para los animales de crianza hasta la madera para la construcción de las casas y las hojas para cubrir sus techos. Su gallarda presencia en el Escudo Nacional, representa la libertad e independencia de la joven república cubana, símbolo de la lozanía y feracidad de su privilegiado suelo, al mismo tiempo que el más útil de sus árboles. No es exclusiva de Cuba.

Ave Nacional

El tocororo, cuyo nombre científico es Priotelus temnurus, del orden Trogoniformes y perteneciente a la familia Trogodinae, habita en todo el país en lugares boscosos, preferentemente de montaña. Es el ave nacional por dos motivos: su espléndido plumaje de vivos colores y por su resistencia al cautiverio, ya que muere cuando se le mantiene cautivo. Considerado como el ave más bella de Cuba, parte de su plumaje en verde recuerda los campos, su pecho de plumas blancas, su vientre de plumaje rojo y las plumas azules de su cabeza completan el claro simbolismo de la enseña nacional.