image

Estructura y Organización

La Organización de las Naciones Unidas abarca seis órganos principales establecidos por la Carta:

Sin embargo, el sistema de las Naciones Unidas es mucho más amplio, pues comprende varias organizaciones, programas y órganos.

El conjunto de organizaciones de las Naciones Unidas conocido como “sistema de las Naciones Unidas”, está constituido por la Secretaría de las Naciones Unidas, los fondos y programas, los organismos especializados y las organizaciones conexas. Los programas y fondos son órganos subsidiarios de la Asamblea General. Los organismos especializados están vinculados a las Naciones Unidas por acuerdos especiales y presentan informes al Consejo Económico y Social o a la Asamblea General. Las organizaciones conexas, que incluyen el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y la Organización Mundial del Comercio (OMC), se ocupan de esferas especializadas y tienen sus propios presupuestos y órganos rectores. En conjunto, las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas abarcan todas las esferas de actividad económica y social.

La Junta de los jefes ejecutivos del sistema de las Naciones Unidas para la coordinación, representa a todo el sistema de las Naciones Unidas. Está integrada por los jefes ejecutivos de 27 organizaciones, incluidos fondos, programas, organismos especializados y organizaciones conexas. Su función es promover una mayor coordinación en el sistema de las Naciones Unidas para alcanzar los objetivos comunes de los Estados Miembros en toda una serie de esferas. La Junta, que está presidida por el Secretario General, se reúne dos veces al año para examinar los problemas sustantivos y administrativos del sistema y realiza su labor, en parte, a través de sus órganos subsidiarios, cada uno de los cuales se centra en un aspecto particular de la coordinación dentro del sistema. (Ver http://ceb.unsystem.org).

La Asamblea General

La Asamblea General es la más democrática de las institucionesinternacionales: en ella todos los países tienen derecho alvoto. Es un foro mundial único en el que están representadostodos los Estados miembros. También se ha dicho que es lomás parecido a un Parlamento de naciones: allí se abordan losproblemas más urgentes, explosivos y polémicos, a veces en encendidasjornadas oratorias, los que ocupan la atención de losmedios de comunicación de todo el mundo.

Las decisiones sobre cuestiones centrales, como la paz y laseguridad internacionales o la admisión de nuevos miembros,se adoptan por una mayoría de dos tercios. Otras cuestiones seresuelven por simple mayoría. En los últimos años se ha venidorealizando un esfuerzo especial para lograr que las decisionesse adopten por consenso, como manera de dotar de mayorfuerza a lo resuelto.

La Asamblea General celebra su período ordinario de sesionesdesde septiembre hasta diciembre. Cuando es necesariopuede reanudar las sesiones o convocar a un período extraordinariode las mismas.

Cada año la Asamblea elige un presidente, cuyo trabajo espresidir las reuniones de la Asamblea General.

En la Asamblea se puede discutir y hacer recomendaciones sobre cualquier tema, excepto cuando el Consejo de Seguridad está negociando ese tema en especial.

La Asamblea General recibe informes del Consejo de Seguridad y de otros órganos principales de la ONU, así como también del Secretario General. Admite nuevos miembros de acuerdo a la recomendación del Consejo de Seguridad. Allí también se elige quién ocupará el cargo de Secretario General, según recomendación del Consejo de Seguridad.

Aunque la Asamblea no puede obligar a ningún Estado con sus resoluciones, las mismas suelen conllevar el apoyo de la opinión pública mundial. Por eso, cuantos más países apoyen una resolución, más factible es que la misma se implemente en todos los rincones del mundo.

El Consejo de Seguridad

Es el órgano responsable en primera instancia del mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales. Se reúne en cuanto aparecen circunstancias que las ponen en riesgo.

El Consejo está integrado por 15 miembros: cinco de ellos son miembros permanentes y los restantes son no permanentes, elegidos periódicamente por todos los Estados miembros por un período de dos años de duración.

El sistema de votos le otorga mayor peso a los miembros permanentes: China, Estados Unidos, Rusia, Francia y Reino Unido. Cualquiera de estos países puede bloquear una propuesta emitiendo un voto negativo (el derecho de “veto”) aun cuando los otros cuatro miembros permanentes y todos los no permanentes voten a favor.

De acuerdo a la Carta, las decisiones del Consejo tienen fuerza jurídica obligatoria: los Estados miembros deben cumplirlas.

Cuando el Consejo examina una amenaza para la paz internacional, primero explora las posibilidades de solucionar la controversia por medios pacíficos. Puede recomendar principios o bases para que se llegue a un acuerdo o iniciar la labor de mediación. En los casos de beligerancia, el Consejo procura una cesación del fuego, pudiendo enviar una misión de mantenimiento de la paz para que las partes mantengan la tregua y separar a las fuerzas en pugna.

El Consejo puede adoptar medidas para que sus decisiones se cumplan, imponer sanciones económicas u ordenar el embargo de armamentos. En algunas ocasiones ha autorizado a los Estados miembros a emplear “todos los medios necesarios”, incluidas medidas militares colectivas, para hacer cumplir sus decisiones.

El Consejo también recomienda a la Asamblea General su candidato para el cargo de Secretario General y propone la admisión de nuevos miembros de las Naciones Unidas.

Además el Consejo ha establecido dos tribunales internacionales: el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia en 1993 y el Tribunal Penal Internacional para Rwanda en 1994 que son órganos subsidiarios del Consejo de Seguridad. A ellos se debe agregar el Tribunal Especial para Sierra Leona, establecido en enero de 2002 por un acuerdo entre el gobierno de Sierra Leona y las Naciones Unidas.

El Consejo Económico y Social (ECOSOC)

Es el foro central del Sistema para los asuntos económicos y sociales. Puede decirse que allí se toma el pulso al estado de situación de todas las sociedades. Es el órgano primario para la promoción de niveles de vida más elevados, trabajo estable y de calidad y condiciones de progreso económico y social accesibles.

En su amplia cartera se encuentra el abordaje de problemas internacionales de carácter económico, social y sanitario y de todos los emergentes conexos que impliquen condiciones de vida desfavorables, riesgosas o reñidas con la dignidad individual. En ese sentido, el eje de su accionar es la cooperación internacional en el orden cultural, educativo, el respeto de los derechos humanos y las libertades.

El Consejo, cuyo presupuesto requiere un alto porcentaje de los recursos humanos y financieros de todo el Sistema de las Naciones Unidas, coordina el trabajo de los organismos especializados de las Naciones Unidas y todas sus Agencias, Comisiones, Fondos y Programas. Con sus debates sobre asuntos económicos y sociales internacionales y sus recomendaciones en materia de políticas, ocupa un lugar clave en la promoción de la cooperación para el desarrollo y en la fijación de sus prioridades, así como también en la captación de los nuevos temas y situaciones que, en todo el mundo, afectan las condiciones de vida.

Está compuesto por 54 miembros, elegidos por la Asamblea General por un período de tres años. Se reúne todos los meses por breves períodos de sesiones de dos o tres días y una vez al año, en Nueva York y Ginebra, por un período sustantivo de cuatro semanas, donde una reunión especial de ministros discute los asuntos económicos y sociales más urgentes. Además, varios de sus órganos subsidiarios, cuyos miembros son elegidos por el Consejo, se reúnen a intervalos regulares durante todo el año y le presentan sus informes.

El Consejo ocupa un lugar clave en la promoción de la cooperación internacional para el desarrollo y en la determinación de prioridades para la acción. Es un auténtico foro de discusión técnica, abierto a temas humanitarios candentes y delicados. En su seno se trazan los perfiles de políticas globales para enfrentar las más diversas coyunturas económicas y sociales. Los problemas en torno a la alimentación, la violencia, el desarrollo humano, la discriminación racial, el tráfico de drogas, educación, infancia, juventud, población, refugiados, salud, VIH-sida y vivienda –entre muchos otros– tienen aquí una usina generadora de propuestas y acciones en sintonía con lo que ocurre en las diversas sociedades y culturas.

La labor permanente del Consejo se realiza en sus órganos subsidiarios y conexos.

El mecanismo subsidiario del Consejo está integrado por:

  • Nueve comisiones orgánicas: la Comisión de Estadística, la Comisión de Población y Desarrollo, la Comisión de Desarrollo Social, el Consejo de Derechos Humanos, la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer, la Comisión de Estupefacientes, la Comisión de Prevención del Delito y Justicia Penal, la Comisión de Ciencia y Tecnología y la Comisión sobre Desarrollo Sostenible. Son órganos deliberantes que examinan y hacen recomendaciones en sus respectivos planos de acción.
  • Cinco comisiones regionales: la Comisión Económica para África, la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico, la Comisión Económica para Europa, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe y la Comisión Económica y Social para Asia Occidental.
    Las comisiones regionales de las Naciones Unidas rinden cuentas al Consejo Económico y Social y sus secretarías están bajo la autoridad del Secretario General. Tienen el mandato de poner en marcha medidas que promuevan el desarrollo económico de cada una de las regiones y fortalezcan las relaciones económicas de los países que integran, tanto entre sí como con los demás países del mundo. Se financian con cargo al presupuesto ordinario de las Naciones Unidas
  • Seis comités permanentes y organismos de expertos: el Comité del Programa y de la Coordinación, la Comisión de Asentamientos Humanos, el Comité Encargado de las Organizaciones no Gubernamentales, el Comité de Energía y Recursos Naturales para el Desarrollo, el Comité encargado de las Negociaciones con las Organizaciones Intergubernamentales, y el Comité de Expertos en Administración Pública.
  • Una serie de organismos permanentes de expertos en temas como la planificación para el desarrollo, los recursos naturales y los derechos económicos, sociales y culturales, y el Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas.

El Consejo también trabaja intensamente con los Programas, Agencias, Fondos y organismos especializados de las Naciones Unidas para lograr que las grandes definiciones y políticas lleguen a resultados concretos y accesibles a sus destinatarios en todo el mundo.

Consejo de Administración Fiduciaria

La Carta de las Naciones Unidas creó este Consejo para supervisar internacionalmente a los 11 territorios en fideicomiso confiados a la administración de siete Estados miembros, y asegurarse que esos territorios fueran dirigidos hacia el gobierno propio. En 1994 todos los territorios en fideicomiso disponían de gobierno propio o habían alcanzado la independencia, ya fuera como Estados separados o mediante su unión con países independientes vecinos. El último de ellos fue el Territorio en Fideicomiso de las Islas del Pacífico (Palau), que se convirtió en el 185 Estado miembro. Su composición ahora, terminada su labor, ha quedado reducida a los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y la Federación Rusa), quienes pueden convocar a reuniones cuando las circunstancias lo requieran.

La Corte Internacional de Justicia

Con sede en La Haya, Holanda, la Corte Internacional de Justicia es el principal órgano judicial de las Naciones Unidas. Resuelve controversias jurídicas entre los Estados miembros y emite opiniones consultivas para las Naciones Unidas y sus organismos especializados. Su Estatuto forma parte de la Carta de las Naciones Unidas.

Pueden recurrir a la Corte todos los Estados parte en su Estatuto, que incluye a todos los miembros de las Naciones Unidas. Solo los Estados pueden ser parte en las causas que se sometan a la Corte, y a su vez solo ellos pueden someter causas a la Corte, quedando por tanto excluidas de hacerlo las personas físicas, jurídicas y las organizaciones internacionales.

La Asamblea General y el Consejo de Seguridad pueden solicitar opiniones consultivas de la Corte sobre cualquier cuestión jurídica.

Los demás órganos de las Naciones Unidas y los organismos especializados, con autorización de la Asamblea, pueden solicitar opiniones consultivas sobre las cuestiones jurídicas surgidas en sus actividades.

Los Estados pueden obligarse por anticipado a aceptar la jurisdicción de la Corte firmando un tratado o convención en el que se estipule la remisión a ella o haciendo una declaración a tal efecto.

La Corte está integrada por 15 magistrados elegidos por la Asamblea General y el Consejo de Seguridad, en votaciones independientes, en atención a sus méritos. Se trata de que estén representados los principales sistemas jurídicos del mundo, no pudiendo haber dos magistrados de un mismo país. Los magistrados tienen un mandato de nueve años y son relegibles.

Habitualmente, la Corte se reúne en sesión plenaria, pero puede hacerlo en pequeñas unidades o “salas”, a pedido de las partes. Las sentencias dictadas por las “salas” se consideran dictadas por la Corte en pleno.

El Secretario General

Es el más alto jefe ejecutivo del Sistema. A la vez, es el símbolo de los ideales de las Naciones Unidas y su portavoz, siendo un referente internacional que fija posición tanto en temas de candente actualidad como en los problemas de fondo o estructurales que afectan al mundo. Desarrolla las funciones que le encomiendan el Consejo de Seguridad, la Asamblea General, el Consejo Económico y Social y otros órganos de las Naciones Unidas, pero su cargo también le permite un amplio margen para dejar su impronta personal en las cuestiones que considere prioritarias.

El Secretario General ocupa una posición donde convergen los aspectos políticos y diplomáticos y se requiere una alta sensibilidad para escuchar los problemas del mundo y atender los puntos de vista e intereses de los Estados. El Secretario General fracasaría si no tuviera en cuenta las preocupaciones de los Estados, pero al mismo tiempo debe sostener los valores y la autoridad moral de las Naciones Unidas de hablar y actuar a favor de la paz y el desarrollo humano, aunque eso conlleve el riesgo de desafiar o contradecir a los Estados miembros.

Esta tensión creadora acompaña día a día al Secretario General en su labor, que incluye estar al tanto y asistir a las reuniones de los órganos de las Naciones Unidas, realizar consultas con dirigentes mundiales, funcionarios de gobierno, representantes de la sociedad civil y estar al día con lo que ocurre en todos los Estados miembros, lo que implica visitas directas para estar en contacto con todas las naciones y culturas.

Una de las funciones esenciales del Secretario General es tender puentes entre partes en conflicto, movilizar la atención mundial en torno a situaciones que estén afectando la vida de las personas, y adoptar medidas, en público y en privado, basado en su independencia, imparcialidad e integridad, para evitar que surjan, se agraven o se extiendan las controversias internacionales.

El actual Secretario General, el surcoreano Ban Ki Moon, es el octavo ocupante del cargo.