Foto: Dixie Edith Trinquete / UNFPA en Cuba

Naciones Unidas por la salud universal

Dixie Edith Trinquete / UNFPA en Cuba / 
27.04.2018

En Cuba Salud 2018, un panel interagencial del SNU exploró los nexos de su labor por la salud, en el marco de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible

La Convención Internacional Cuba-Salud 2018 concluyó el viernes 27 de abril en La Habana, luego de cinco jornadas de debates profundos, solidaridad y espacios para propiciar alianzas, donde la Isla se ratificó como un referente de la salud universal.
Agencias, fondos y programas de las Naciones Unidas en Cuba se reunieron en un panel interagencial, el jueves 26, vísperas de la clausura de la cita, para explorar los nexos que las comprometen a trabajar por la salud, dentro del marco de cooperación acordado con la isla.
Nombrado, “El trabajo interagencial para avanzar en los ODS. Oportunidades para salud”, el panel abundó acerca de cómo el SNU en Cuba acompaña las estrategias nacionales, desde diferentes dimensiones, para contribuir al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) y sus metas vinculados a la salud.
Para Consuelo Vidal Bruce, Coordinadora Residente del SNU en la isla, el concepto de Salud Universal que hoy es una de las meta del ODS 3, en Cuba es una meta cumplida desde hace décadas.
En ese contexto, la Coordinadora Residente reconoció especialmente “el apoyo del sistema de salud cubano a otros países de la región y del mundo, en forma de cooperación sur-sur”.

Con la moderación de Cristian Morales, Representante de la OPS/OMS en el país, representantes y expertos de PNUD, UNICEF, UNFPA, PMA, FAO, UNESCO y la propia OMS/OPS pusieron de relieve las principales líneas de acción que se trabajan desde cada espacio para impulsar el cumplimiento del ODS 3 que busca salud y bienestar para todas las personas.
En el caso del PNUD, su Representante Residente Adjunta en Cuba, Soledad Bauza, abundó acerca de “El VIH como un reto de desarrollo: oportunidades para el trabajo intersectorial e interagencial en los proyectos del Fondo Mundial”.
´

Bauza destacó la labor de PNUD como receptor principal del trabajo conjunto con otras agencias como OPS/OMS, UNICEF y UNFPA) en el marco del Mecanismo de Coordinación de País para la prevención y atención al VIH/Sida.
Esa gestión incluye, entre otras, la atención, tratamiento y apoyo a personas viviendo con VIH, la adquisición de medicamentos, equipos, reactivos e insumos; la formación de recursos humanos necesarios para la atención a las personas viviendo con VIH y el apoyo a la sociedad civil para acciones de prevención, desarrollo de liderazgo, crecimiento personal, reducción del estigma y la discriminación y el respeto a la diversidad sexual e identidad de género.
La representante de UNICEF, María Machicado Terán, en su presentación “UNICEF y la cooperación en el campo de la salud en Cuba”, resaltó la importancia de involucrar a los niños y niñas en las estrategias de protección y promoción de la salud. En ese sentido explicó que la Estrategia de Salud de UNICEF establece dos objetivos generales: poner fin a la mortalidad materna, neonatal e infantil evitable y promover la salud y el desarrollo de todos los niños y niñas.

Machicado insistió en que UNICEF “considera las necesidades de salud de los niños en todas las etapas de la vida”.
Por su parte, el Coordinador Internacional de Programa del UNFPA en Cuba, Rafael Cuestas, se refirió a la “Salud Sexual y Reproductiva para adolescentes y jóvenes”.
“En el nuevo Plan Estratégico del UNFPA para 2018-2021, los adolescentes, jóvenes y mujeres se consideran grupos estratégicos para el cambio deseado, que aspira aponer fin a las muertes maternas evitables, a las necesidades insatisfechas de planificación familiar y a la violencia de género y todas las prácticas nocivas”, detallo Cuestas.

En ese sentido, el UNFPA en Cuba reconoce como un desafío la necesidad de prevenir el embarazo y la fecundidad adolescente y ha realizado intervenciones vinculadas a establecer estándares de calidad para los servicios de Salud Sexual y Reproductiva para adolescentes, en la promoción de la Educación Integral de la Sexualidad y la generación de datos, estudios y publicaciones que ayuden las labores de abogacía para la igualdad de género.
En el caso del PMA, Laura Melo, su Representante en el país, abordó “Los programas sensibles a la nutrición y su contribución a la salud de los más vulnerables” y especificó que “la nutrición en el contexto de la Agenda 2030 está posicionada en el centro del marco global de políticas para el desarrollo sostenible”.

Melo detalló que la política del PMA se enfoca en promover el consumo de una alimentación saludable y apoyar el desarrollo de planes y políticas nacionales encaminadas a ello y reafirmó “la necesidad de esfuerzos integrales que aceleren el proceso en la reducción de la carga múltiple de malnutrición”.
Por su parte, Israel Ríos-Castillo, Oficial de Nutrición dela FAO, defendió que poner fin al hambre y a todas las formas de malnutrición requiere de enfoques innovadores de políticas públicas que lleguen a las familias en los territorios y explicó las líneas de acción que la FAO implementa en Cuba para contribuir con ese principio.

La oficial a cargo de la Oficina Regional de Cultura, Olga Rufins, presentó el tema “Promoviendo la salud desde la Educación, la Ciencia, la Cultura, la Comunicación y la Información”. En su intervención recordó cómo la UNESCO, desde su constitución en 1945, y a partir de sus principios fundacionales, ha colocado a los seres humanos en el centro de su quehacer cotidiano.
Asimismo, abordó la “Estrategia de la UNESCO sobre la Educación para la Salud y el Bienestar: Contribución a los Objetivos de Desarrollo Sostenible”, lanzada en 2016, que articula el compromiso de la Organización con la promoción de mayor salud y bienestar para todos los niños y jóvenes, al tiempo que enfatiza en el aporte del sector de la educación para poner fin al VIH/Sida como amenaza para la salud pública para 2030.
Cristián Morales, de OPS/OMS resaltó el apoyo de su organización a múltiples programas en Cuba como la firma, dentro de la propia convención, del convenio de los fondos Rotatorio de Vacunas y Estratégico de Medicamentos, entre la (OPS) y el Ministerio de Salud Pública cubano para apoyar a mantener estabilidad en la adquisición de medicamentos, recursos esenciales para la salud pública y para el programa de inmunizaciones.
La Convención Internacional Cuba-Salud 2018 sesionó del 23 al 27 de abril en el Palacio de Convenciones de La Habana y reunió a 81 delegaciones, 27 Ministros de Salud y más de 1.620 cubanos y 1.630 extranjeros de 94 países.