Foto: OPS/OMS Cuba

El sistema de salud cubano se une contra la violencia hacia mujeres y niñas

Nota de prensa OPS/OMS Cuba / 
17.05.2017

Coordinado por el Dr. Cristóbal Martínez Gómez, el espacio de capacitación acogió a 30 participantes en cinco grupos de trabajo.

Con el propósito de fortalecer el liderazgo, la gobernanza y la evidencia del área de la violencia contra las mujeres, así como la capacidad del Sistema Nacional de Salud para abordar esta problemática, tuvo lugar  en el Hospital Pediátrico Universitario "Borrás Marfán" el taller de prevención y atención a la violencia intrafamiliar desde la Atención Primaria de Salud.  

Coordinado por el Dr. Cristóbal Martínez Gómez, el espacio de capacitación acogió a 30 participantes en cinco grupos de trabajo que abordaron la función del sistema de salud en la prevención de la violencia basada en la evidencia.

La Organización Panamericana de la Salud apoya al Ministerio de Salud Pública en la implementación de acciones para el abordaje intersectorial de esta problemática, que incluye propuestas de actividades preventivas, de promoción de salud como barrio-debates, boulevar por la salud, y concursos, además de proyectos de desarrollo local.

Implementar espacios de consejería, dispensarizar el riesgo a nivel de la atención primaria de salud, el trabajo multidisciplinario con los individuos en riesgo, estimular la formación de Grupos de Ayuda Mutua y el uso de los medios de difusión sobresalen entre las propuestas del plan de acción.

Asimismo, durante el encuentro trascendió la temática de la igualdad de género y la Campaña Únete, así como la atención de salud para las mujeres que han sufrido violencia de pareja o violencia sexual.

La Dra. Beatriz Corona Miranda se refirió al hecho de que los trabajadores de la salud pueden ser las primeras personas con quienes las mujeres hablen de su situación de violencia. “Se sospecha que una mujer ha sufrido violencia si presenta estrés, ansiedad o depresión, consumo excesivo de alcohol o drogas, pensamientos o actos de autolesión e intentos de suicidio, lesiones físicas recurrentes, infecciones reiteradas de transmisión sexual, embarazos no deseados, dolores o trastornos crónicos sin explicación, dolores pélvicos, trastornos gastrointestinales o infecciones de las vías urinarias. Se debe prestar atención a las necesidades inmediatas de salud emocional y psicológica, salud física, seguridad, salud mental y apoyo”, acotó en su exposición, donde enfatizó el respeto de los derechos humanos de la mujer y la promoción de la igualdad de género como principios fundamentales de la atención médica en Cuba.

En nuestro país, suscrito a convenios internacionales de derechos humanos, las mujeres tienen derecho a una vida sin temor ni violencia; a la autodeterminación, pues tienen la potestad para tomar sus propias decisiones, de carácter sexual y reproductivo, rehusar tratamientos médicos y emprender acciones legales; al grado máximo de salud mediante servicios de calidad, disponibles, accesibles y aceptables para ellas y el derecho a no ser discriminadas por razones de raza, etnia,  orientación sexual, religión, discapacidad, estado civil, ocupación o ideología política.  

El taller promovió las palabras del Ex secretario General de las Naciones Unidas Ban Ki – moon: “Rompe el silencio. Cuando seas testigo de la violencia contra las mujeres y las niñas, no te quedes de brazos cruzados. Actúa”.

“Acompañamos al MINSAP en elaborar, actualizar, ejecutar y financiar planes nacionales para fortalecer la capacidad del sistema de salud en el abordaje de la violencia contra las mujeres a lo largo de su vida. Este taller está encaminado a mantener actualizado al personal de salud para que pueda prestar una atención segura, oportuna y eficaz a las mujeres que sufren violencia infligida por el compañero íntimo - física, maltrato psicológico y comportamientos controladores- o violencia sexual”, destacó la consultora de la representación de OPS/OMS en Cuba, Lic. Roxana González.

En el programa académico emergieron otros temas como el Modelo de Conserjería Orientada a los Jóvenes para promoción de la salud sexual y reproductiva, además de las políticas para la reducción de la violencia relacionada con el alcohol en la juventud.

“El consumo indebido de alcohol es un factor de riesgo, tanto de ser víctimas como de ser perpetradores de actos de violencia juvenil, que adopta muchas formas como intimidación, violencia de bandas, agresiones sexuales, en calles, bares y clubes nocturnos. La mayoría de los actos violentos ocurren en los horarios vespertinos en establecimientos donde venden bebidas alcohólicas o cerca de estos. Los consumos precoces reducen el coeficiente intelectual entre 8-10 puntos”, abunda el profesor Cristóbal Martínez.

A nivel mundial mueren diariamente un promedio de 565 jóvenes entre 10- 29 años como resultados de la violencia interpersonal, con mayor riesgo para los varones. Se estima que, por cada muerte, entre 20 y 40 jóvenes necesitan tratamiento hospitalario por lesiones y actos violentos.

En Cuba, las acciones propuestas abarcan desde la realización de estudios sobre las relaciones entre la violencia juvenil y el alcohol; intervenciones para la prevención en escuelas, servicios locales y comunidades; hasta el establecimiento de alianzas entre múltiples organismos, mediante la sensibilización acerca del consumo de alcohol, asociado con la violencia.