Foto: UNICEF Marta López

FAO en Cuba contribuye a restablecer medios agrícolas en zonas afectadas por Huracán Mathew

FAO / 
15.03.2017
Iramis Alonso

El proyecto se inserta en el Objetivo 5 del Marco Estratégico de FAO (2010-2019) dirigido a aumentar la resiliencia de los medios de subsistencia ante amenazas y crisis

La Representación de FAO en Cuba, en conjunto con los Ministerios de Agricultura, y de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, continúa el apoyo para la recuperación de los medios de vida agrícolas y la producción local de alimentos en los municipios más afectados por el huracán Mathew en la provincia de Guantánamo.
En particular Baracoa, Maisí, Imías y San Antonio del Sur son los municipios destinatarios de una primera intervención de la FAO, a los cuales se suma Yateras que recibirá asistencia en el marco de una segunda operación.
Las acciones del Ministerio de la Agricultura apoyadas por la FAO en la Isla permiten que se beneficien 250 mil personas con la producción local de alimentos, en condiciones que crearán capacidades para incrementar la resiliencia de las comunidades afectadas, en las producciones de la agricultura urbana y suburbana.
En particular, los insumos agrícolas consisten en sistemas de riego, cultivadores y sembradoras manuales, instrumentos y materiales agrícolas (tanques de agua, mochilas para fumigación, herramientas urbanas y suburbanas, etc.), medios de protección y equipos necesarios para la construcción y mantenimiento de parcelas en las fincas urbanas y suburbanas.
El proyecto se inscribe en el Objetivo 5 del Marco Estratégico de la FAO (2010-2019) que apunta a aumentar la resiliencia de los medios de subsistencia ante las amenazas y las crisis, y del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 2 “Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible”.
Los días 4 y 5 de octubre, el huracán Matthew golpeó el este de Cuba, afectando a cientos de miles de personas y causando graves daños al sector agrícola de la provincia de Guantánamo. El huracán dañó más del 90 por ciento de las áreas cultivadas de los municipios afectados, particularmente el 95 por ciento de las plantaciones de cacao y el 62 por ciento de los cultivos de café, los principales recursos agrícolas de la región, así como el 30 por ciento de las hortalizas y las grandes plantaciones de coco. Un total de 16 300 toneladas de cultivos agrícolas fueron destruidos.