Foto: UNICEF Cuba

Visitan proyecto sobre inclusión educativa en Cuba

Adriana Castillo González / 
19.04.2017

Representantes de la Fundación IBEROSTAR y de UNICEF Comité Baleares intercambiaron experiencias con estudiantes y especialistas de Cuba.

Representantes de la Fundación IBEROSTAR y de UNICEF Comité Baleares intercambiaron experiencias con estudiantes y especialistas de Cuba sobre los principales desafíos que enfrenta la inclusión social de los niños y niñas con discapacidad en la nación.
Los encuentros, facilitados por la oficina de UNICEF en el país, dan continuidad al acuerdo firmado en 2015 para mejorar la calidad de la educación que reciben niños, niñas y adolescentes con necesidades educativas especiales que estudian en las instituciones regulares y en las escuelas de oficios; así como también para fortalecer la práctica deportiva como vía para la inclusión social.
La educación inclusiva es una prioridad en Cuba, donde más de diez mil niños y niñas con discapacidad estudian en la enseñanza regular. La Representante de UNICEF en Cuba, María Machicado Terán, resaltó que el desafío, al acompañar el proceso de perfeccionamiento del sistema educativo cubano, consiste en potenciar una educación de calidad para todo el estudiantado en la enseñanza regular.

Aulas inclusivas

La maestra Maricela Martínez Vega imparte clases de Educación Especial y Primaria en el Centro Mixto Ramón López Peña desde el año 2015.


Desde hace tres años, la escuela Ramón López Peña del municipio habanero La Lisa se convirtió en un Centro Mixto. En la actualidad, 149 de sus 489 estudiantes, poseen discapacidad intelectual.
En la creación de un sistema de trabajo conjunto entre docentes de la Educación Primaria y de la Educación Especial, la directora Adriana Corrales Ascuy, calificó de favorable la aceptación y el impacto que ha tenido la práctica de la educación inclusiva en las familias y en la comunidad.
El Proyecto Inclusión social de los niños y niñas con discapacidad en Cuba incluye un estudio de caracterización y un sistema de capacitación a partir de talleres metodológicos, realizados en 9 provincias del país, donde se evidencian las demandas de conocimiento de docentes, familias, niños y niñas ante su cotidianidad.
En este sentido, cada docente multiplica estos conocimientos en sus áreas de acción, según su contexto y comunidad.
Como resultado de estas experiencias, durante el año 2017 se prevé la realización de guías para maestros y maestras a nivel nacional, como herramienta técnica para la superación. Contextualizadas al sistema educativo cubano, estarán conformadas por diferentes capítulos que conceptualicen los tipos de discapacidad y brinden los recursos necesarios para atender a los niños y niñas en la educación regular.
Constituye una prioridad cubrir las necesidades del sector rural, marcadas por las desventajas geográficas. En estas áreas, se intensifica el reto de quienes imparten la docencia al trabajar en aulas multigrado o con la presencia de niñas y niños con necesidades educativas especiales en zonas de difícil acceso.
Como parte del intercambio, la Directora del Centro Latinoamericano de Educación Especial del Ministerio de Educación, Ivette Méndez, destacó la mirada diferente que posee hoy la educación especial en Cuba, pues “articula con todo el Sistema de Educación desde la primera infancia hasta la universidad”.

Escuelas de Oficios

“Nos explican bien las cosas. Es un aprendizaje lento que te ayuda a comprender”, indican Pedro Francisco y Francis Led, estudiantes de Cerrajería y Peluquería, respectivamente.
 

Los objetivos del Proyecto están dirigidos a mejorar la calidad de la educación de las escuelas de oficios a través de la mejora del equipamiento de al menos 6 talleres polivalentes y la capacitación metodológica de los profesores en las técnicas básicas con el fin de lograr la inserción laboral de los estudiantes.
En el perfeccionamiento del sistema educativo cubano, la atención a la diversidad es prioritaria. A partir de la Resolución 48, aprobada en el año 2006, el Ministerio de Educación autorizó el ingreso de estudiantes con diagnóstico de retraso mental al plan de estudios de las Escuelas de Oficios, con la previa evaluación del Centro de Diagnóstico y Orientación.

Con una matrícula de 102 estudiantes, de los cuales, 18 presentan retraso mental, la escuela de oficios Antonio Maceo, del municipio Playa, será una de las tres instituciones beneficiadas con nuevo equipamiento en La Habana.
Según la directora del centro, Marta Calzada Machín, “en su mayoría, las dificultades intelectuales que presentan sus estudiantes, están asociadas a problemas sociales”.
“El adolescente está descubriendo el mundo, como mismo el niño pequeño descubre cómo vivo, cómo camino, qué partes tengo... El adolescente descubre la sociedad: cómo se mueve, hacia dónde va, qué puedo hacer cómo funciona y cómo me inserto yo en ese mundo. En esas aristas trabajamos con los muchachos y en la creación de una cultura económica”, añadió.

Asimismo, la directora refirió cómo durante y después del Período Especial se dificultó la adquisición de máquinas y herramientas, limitando la preparación laboral general que se realiza en los talleres polivalentes, fundamentalmente con relación a las clases prácticas sobre metales, carpintería, electricidad, albañilería, confecciones textiles y computación.
Posteriormente, en diálogo con especialistas del Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, el Coordinador de UNICEF Comité Baleares, Claudio López Villanueva, agradeció el compromiso del gobierno por el trabajo que realizan de manera conjunta. Además, resaltó la importancia de los encuentros para fortalecer alianzas y conocer el impacto de los proyectos en los países.