Foto: Arsenio García/UNICEF

Adolescentes por la No Violencia

Arsenio Garcia/UNICEF Cuba / 
02.12.2014

Se desarrollaron tres talleres con la participación de jóvenes de ambos sexos de los municipios capitalinos Centro Habana y Playa.

La Habana.-La primera etapa del proyecto “Adolescentes por la no violencia, la equidad de género y la defensa de los derechos de la  niñez”, fue clausurada recientemente con la participación de adolescentes de ambos sexos provenientes de los municipios capitalinos Centro Habana y Playa, en tres talleres coordinados por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Federación de Mujeres Cubanas  y el Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar Arnulfo Romero.

La iniciativa consta de dos etapas. La que acaba de concluir está dirigida a reconocer las diferentes manifestaciones de violencia que se presentan hacia las mujeres y las niñas en los espacios donde ellos y ellas conviven e identificar el grado de afectación que estas situaciones provocan en sus vidas.

A partir de sus propias vivencias, a los participantes se les brindaron alternativas para la prevención y el enfrentamiento a situaciones de violencia ya fuera en condiciones de víctimas o como testigos presenciales de las mismas.

“He aprendido mucho. Me han abierto los ojos sobre muchas cosas que antes no las consideraba violentas”, comentó Ángel, uno de los adolescentes involucrados en el proyecto.

La segunda etapa del proyecto tiene como objetivo desarrollar habilidades comunicativas en los 19 adolescentes seleccionados, de un total de 40 (hembras y varones de 7mo. Grado), para ser promotores de la no violencia en su entorno cotidiano.

Los más destacados recibirán capacitaciones con vistas a desarrollar habilidades comunicativas  para la promoción de la no violencia  y la realización de acciones educativas elementales con otros adolescentes, así como propiciar la participación de los mismos en espacios mediáticos como la radio y la televisión. 

Previo a los talleres se realizaron encuentros con los familiares, donde se les pidió autorización y se les informó detalladamente los objetivos de los talleres, el contenido y las técnicas que serían utilizadas en los mismos y la pertinencia de realizarlos sin la presencia de ellos ni de sus maestros en aras de lograr el mayor nivel de espontaneidad.