Foto: OPS/OMS Cuba

Ratifica OPS apoyo a recuperación de los daños del huracán Matthew

(Con informaciones de Liliana Jiménez Vázquez, especialista de Información CT, Comunicadora OPS/OMS-Cuba) / 
05.04.2017

Autoridades sanitarias de Guantánamo reconocen contribución de OPS que incide en mejoras a la atención de salud en municipalidades guantanameras afectadas

Una misión de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) Cuba, encabezada por su representante, Cristián Morales Fuhrimann, visitó a finales de marzo la provincia de Guantánamo, donde intercambió con autoridades del sector y ratificó el apoyo en el proceso de recuperación de los daños ocasionados por el huracán Matthew, en octubre pasado.

En diálogo con autoridades sanitarias provinciales y de los municipios de Imías, Yateras y San Antonio del Sur, junto al consultor de la oficina país, doctor Duniesky Cintra, el representante de OPS se refirió al papel que desempeña la OPS/OMS en respuesta a las situaciones de emergencia, con movilización de recursos y acompañamiento al Ministerio de Salud Pública (MINSAP), según las necesidades y prioridades nacionales.

Las autoridades de salud guantanameras reconocieron la respuesta que brindó la OPS/OMS en aras de garantizar servicios de salud, realizar diagnósticos oportunos en el control del agua de las instituciones, y desplegar un trabajo de prevención dirigido a las poblaciones con el uso de los mosquiteros.

 

En el intercambio se abundó sobre la labor de un equipo de psicólogos que realizó encuentros en el terreno con las poblaciones afectadas, en busca de daños y factores desencadenantes de situaciones que pueden provocar desequilibrios a la salud mental, el Programa de Control Vectorial, la utilización de bases de radio comunitarias para informar a la población, la organización de brigadas y grupos artísticos con el apoyo gubernamental para ayudar en el proceso de recuperación de las comunidades, además del uso de teléfonos satelitales, como vía de comunicación para conocer la situación de las poblaciones, el personal médico y del funcionamiento de las instituciones de salud, gran parte con derrumbes parciales y totales.

Al respecto, Morales Fuhrimann indicó que “sería muy útil un documento que sirva de patrón a los países de la región y a la propia nación cubana sobre qué se hizo, cómo se organizaron los servicios de salud, qué fallo y de qué manera se deben reforzar, qué acciones no deben faltar en prevención y promoción de salud”.

En la Villa Primada

En el municipio de Baracoa, el director municipal de salud, Yuri Hernández Carcacés, y la subdirectora de asistencia médica, Marleannis Fernández, dieron a Morales Fuhrimann una amplia explicación sobre los servicios médicos en el municipio y la situación en que se encuentra el sector de la salud, después del paso del huracán, hace ya seis meses.

Las autoridades de salud indicaron que dada la inexperiencia de la municipalidad en fenómenos naturales de esta intensidad, se generó una respuesta urgente desde la etapa de alerta temprana, con la evacuación de centros vulnerables, entre ellos, uno de los policlínicos que se encuentra próximo al área costera.

 

 

Como parte de las acciones desarrolladas se incluyeron la entrega a los centros de salud de insumos de urgencias para reponer medicamentos y otros materiales de uso médico, en aras de garantizar la cobertura de salud hasta lograr la reposición paulatina del sistema de abastecimientos, la redistribución de los recursos humanos para los centros de evacuación y la atención médica a la población, organización y reforzamiento de brigadas quirúrgicas de diversas especialidades, así como servicios de psicología para la detección precoz de alteraciones mentales por el impacto material, emocional y social tras el paso del huracán.

En ese encuentro, Morales Fuhrimann hizo entrega de donativos a las autoridades sanitarias de Baracoa y ratificó el apoyo del organismo internacional en el proceso recuperativo de las poblaciones y comunidades dañadas.

 

En el Policlínico Fermín Valdez Domínguez, su director doctor Gerchys Cruz, enumeró entre
las lecciones aprendidas del enfrentamiento emergente a fenómenos de la naturaleza, la previsión de mayor cantidad de centros para amparar a la población, así como de un centro especializado para personas que requieren atenciones más complejas en el manejo de enfermedades crónicas y discapacidades, entre otros. Cruz enfatizó en la necesidad de recopilar todas las experiencias vividas y lecciones aprendidas para compartirlas y rectificar errores.

Durante la estancia en Baracoa, se visitaron también el Hospital General Docente “Octavio de la Concepción de la Pedraja”, entidad municipal que cuenta con todos los servicios, excepto neurocirugía y cirugía pediátrica y que afrontó el ciclón en pleno proceso inversionista, que aún continúa debido a los daños causados a los techos de cubierta ligera de las áreas aledañas al bloque central, como lavandería y el cuarto de caldera, pérdidas de ventanas y vidrieras, que no imposibilitaron la prestación de servicios por parte de la institución de salud.

El recorrido incluyó visitas a consultorio del médico y la enfermera de la familia El Gremio, reubicado en una escuela cercana, donde además se encontraba un centro de evacuados, así como los de los poblados de Yumurí, Barigua, y La Poa, donde se intercambió sobre la organización de los recursos humanos y materiales durante el embate del ciclón.

Morales Fuhrimann reiteró la continuidad del aporte de OPS/OMS, tanto material como técnico, para recuperar los centros dañados de la red integrada de servicios médicos y enfrentar exitosamente los problemas de salud en Baracoa.

 

En Maisí

En el municipio de Maisí, último destino en la misión del representante de OPS/OMS en Cuba, conocieron de las acciones preparatorias para preservar los insumos y las experiencias proceso de preparación y primeros meses de recuperación del policlínico Los Llanos, que abarca 44 Consultorios del Médico y la Enfermera de la Familia (CMEF), muchos ubicados en áreas de difícil acceso.

Las condiciones estructurales de ese centro permitieron proteger a poblaciones vulnerables; entre ellas, embarazadas, niños y adultos mayores, dentro de un total de 354 personas. Solo la sala de fisioterapia cobijó a 73 pobladores.

Durante el intercambio, los trabajadores del centro asistencial rememoraron el difícil momento vivido bajo la alarma ciclónica y el empeño colectivo en brindar servicios de salud, lo que facilitó el enfrentamiento de esa situación emergente, con estrés añadido por la preocupación familiar y los bienes perdidos.

El representante de OPS/OMS conoció sobre el impacto psicológico provocado en los niños, en quienes aún persiste el miedo al viento y la lluvia intensa tras vivir esta situación de emergencia, la cooperación entre los vecinos, que permitió a los pobladores resguardarse en hogares seguros e impidió pérdidas humanas y la participación activa de la población y los órganos de gobierno, así como el apoyo recibido de otras provincias, con equipos médicos quirúrgicos y materiales.

La representación de OPS/OMS en la Mayor de las Antillas constató la rápida recuperación del policlínico, facilitada por las medidas y preparativos ante la inminencia del ciclón, como la protección de techos con mantas asfálticas. “Son experiencias que aportó este evento meteorológico con vistas a avanzar en instituciones de salud más resilientes. Una vez más se demostró la capacidad de los centros de Atención Primaria de Salud, vitales para responder de manera efectiva ante las emergencias y atender el estado de salud de las poblaciones en condiciones atípicas y fenómenos adversos”, valoró el representante del organismo internacional en la Isla.

 

Como parte de la respuesta OPS entregó hasta la fecha a las autoridades de salud, tabletas para desinfección de agua, reactivos para medir cloro libre y cloro residual en agua, hipoclorito de calcio, hipoclorito de calcio, mosquiteros impregna¬dos con sustancia repelente, determinaciones para el diagnóstico de cólera. tanques de agua, bombas de agua, generadores eléctricos, tabletas doxici¬clina y KIT diagnósticos, entre otros insumos humantarios.

La contribución de OPS se inserta dentro del Plan de Acción elaborado en estrecho diálogo con las autoridades nacionales, en el que intervienen 10 de sus agencias y recoge las prioridades en la respuesta inmediata y la recuperación temprana en cinco sectores: vivienda y recuperación temprana; seguridad alimentaria; agua, saneamiento e higiene; salud y educación.

Tras el paso de Matthew, el 4-5 de octubre de 2016, las agencias del SNU activaron sus mecanismos de emergencia y trabajaron con las autoridades nacionales y sectoriales en la respuesta conjunta ante los severos daños.

El Plan de Acción espera apoyar a 661,606 personas en 10 municipios en las provincias de Guantánamo y Holguín, por un monto de $26,5 millones por un período de 18 meses. Hasta el momento se ha financiado $10,8 millones y faltan por movilizar $15,7 millones por lo que el Sistema de las Naciones Unidas en Cuba invita a la comunidad internacional a fortalecer urgentemente el apoyo al Plan de Acción.

 

(Con informaciones de Liliana Jiménez Vázquez, especialista de Información CT, Comunicadora OPS/OMS-Cuba)