Foto: Pixabay

Líderes locales y regionales firman un compromiso para acelerar la acción climática

Comunicado de prensa de ONU Cambio Climático / 
12.11.2017

Con el Compromiso Bonn-Fiji se espera tomar medidas adicionales y más rápidas para lograr el Acuerdo de París en todos los niveles de gobierno.

Bonn (Alemania).-Líderes locales y regionales de todo el mundo han firmado el Compromiso Bonn-Fiji en la conferencia de las Naciones Unidas sobre cambio climático (COP23) para tomar medidas adicionales y más rápidas para lograr el Acuerdo de París en todos los niveles de gobierno.

Más de la mitad de la población del mundo se concentra en las ciudades, y se espera que se llegue a los dos tercios para 2050. Por eso, el Compromiso Bonn-Fiji de líderes locales y regionales para lograr el Acuerdo de París quiere dar un impulso al avance en el desarrollo urbano sostenible como parte integral de la urgente acción climática global, y de los inseparables objetivos globales de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Esto se aplica especialmente al Objetivo de Desarrollo Sostenible 11, es decir, hacer la ciudades y asentamientos humanos más inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

“Las ciudades y los gobiernos regionales están avanzando, con una altísima conciencia del papel que desempeñan en la construcción de una sociedad resiliente y baja en carbono”, aseguró Ashok Sridharan, alcalde de Bonn, Alemania, y Vicepresidente primero de ICLEI – Gobiernos locales para la sostenibilidad. “Las áreas urbanas influirán de forma importante en el transcurso del desarrollo global. Si hacemos de la sostenibilidad urbana una parte fundamental de la acción climática nacional, los países estarán en una mejor posición para cumplir, e incluso, superar, sus objetivos climáticos nacionales”.

El compromiso abarca 19 iniciativas, enumeradas a continuación, que incluyen el Pacto Europeo de Alcaldes y Compact of Mayors (Convenio de Alcaldes), quienes han unido fuerzas para crear el Pacto Mundial de Alcaldes para el Clima y la Energía, una coalición que cuenta con más de 7 400 ciudades de seis continentes y 121 países, la más grande de este tipo, para reducir emisiones y hacer que las sociedades y las economías sean resilientes al cambio climático.

Las ciudades son responsables de hasta el 70 % de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de los combustibles fósiles utilizados para la energía y el transporte, y el 13 % de la población urbana mundial vive en zonas costeras vulnerables de baja altitud.

A la fecha, más de 1 000 gobiernos locales y regionales de 86 países, que representan más de 800 millones de personas, han informado sobre los objetivos de reducción de emisiones en el Registro Climático carbonn® (cCR), que una vez logrados reducirían 5,6 gigatoneladas de CO2 equivalente (GtCO2e ) para 2020 y 26.8 GtCO2e para 2050.

Además, el efecto conjunto de las ciudades y los gobiernos locales bajo el Pacto Mundial de Alcaldes por el Clima y la Energía (GCoM), una iniciativa atendida por el registro y otras dos plataformas de informes, podría lograr una reducción total acumulada de 15,64 GtCO2e entre 2010 y 2030.

Sin embargo, aún existen lagunas en los mecanismos regulatorios y financieros necesarios para ampliar el desarrollo urbano sostenible. A menudo, los gobiernos municipales tienen un control limitado sobre sectores como la energía, el transporte y las finanzas, que afectan directa e indirectamente el desarrollo urbano. Por otro lado, solo una cuarta parte de los países tienen políticas urbanas nacionales. Además, el acceso a la financiación por parte de las ciudades hasta ahora ha sido limitado, a pesar de la gran demanda de infraestructura resiliente y baja en carbono.

La red de investigación sobre cambio climático urbano, Urban Climate Change Research Network, estima que las áreas urbanas necesitan alrededor del 80 % de los costos de adaptación al cambio climático. No obstante, gran parte de la financiación estimada, de 80 a 100 mil millones USD necesarios por año, sigue siendo inaccesible para los gobiernos de las ciudades, a lo que se suma la falta de proyectos locales financiables que lleguen a los inversores.

“Para acelerar rápidamente el desarrollo urbano sostenible y resiliente, necesitamos un nuevo marco de cooperación entre los gobiernos nacionales, regionales y locales”, afirmó Joan Clos, Director Ejecutivo de ONU-Habitat. “Las ciudades pueden desempeñar un papel más importante en el sector de la generación de energía renovable, no solo como promotores y movilizadores, sino como productores de energía, ahora que la inversión de capital y el precio de la energía renovable es asequible para las ciudades, en comparación con el pasado. Las ciudades pueden ser climáticamente neutras en lo que se refiere a necesidades energéticas municipales, como por ejemplo el alumbrado público, el transporte público, las aguas residuales y la gestión de residuos”.

Esta semana, en Bonn (Alemania), las ciudades y regiones no han estado solas siguiendo de cerca la acción urbana. La Cumbre del Clima de Líderes Locales y Regionales, auspiciada por la ciudad de Bonn y el Estado federado de Renania del Norte-Westfalia, y la Alianza de Marrakech por la Acción climática Global en el día del Objetivo de Desarrollo Sostenible 11, contó con ministros y líderes empresariales junto con alcaldes y representantes de ciudades.

En Bonn se ha demostrado que las ciudades y regiones son capaces de autoorganizarse y forjar alianzas para impulsar la acción local.

A continuación, se enumeran los compromisos clave del Compromiso Bonn-Fiji para la acción urbana:

El Pacto Europeo de Alcaldes y Compact of Mayors (Convenio de Alcaldes), quienes han unido fuerzas para crear el Pacto Mundial de Alcaldes para el Clima y la Energía, una coalición que cuenta con más de 7 400 ciudades de seis continentes y 121 países, que avanzan la transición hacia las emisiones bajas y a economías resilientes al clima gracias a la acción voluntaria.

El Urban Leadership Council (Consejo de Liderazgo Urbano), un grupo de representantes de redes de ciudades, centros de estudio urbanos y el sector privado que se ha presentado hoy con el objetivo de crear un compromiso político de alto nivel para el desarrollo urbano sostenible en los países que se urbanizan rápidamente, y proporcionar así orientación a la Coalition for Urban Transitions (Coalición para la transición urbana), una iniciativa supervisada por el grupo de liderazgo climático C40, el centro de ciudades sostenibles WRI Ross Center for Sustainable Cities, y la The New Climate Economy (Nueva Economía Climática).

R20 y Blue Orchard Finance crearon el Fondo Subnacional Africano para el Clima para cerrar la brecha entre las demandas de infraestructura y el bajo número de proyectos financiables que llegan a los inversores, al proporcionar proyectos listos para invertir y fondos para apoyar la implementación de, por lo menos, 100 proyectos de infraestructuras para 2020.

ICLEI y GLISPA han lanzado Islas y Ciudades en primera línea, una coalición de ciudades costeras e islas que están en las primeras líneas frente al cambio climático, y que trabajan para generar resiliencia en las islas pequeñas a través de asociaciones entre ciudades costeras e islas.

RegionsAdapt dirigido por nrg4sd sigue adelante como primera iniciativa mundial para que los Gobiernos regionales tomen medidas concretas, cooperen e informen de sus esfuerzos de adaptación al cambio climático.

La Unión Económica y Monetaria del África Occidental (WAEMU por sus siglas en inglés) y FMDV están lanzando la Asociación Regional de la WAEMU para localizar la financiación, con el fin de defender la descentralización fiscal y las estrategias y mecanismos financieros innovadores.

El programa City Climate Planner (Planificador Climático Urbano) del WRI, GBCI e ICLEI mejorará la cartera mundial de profesionales de la planificación de acciones por el clima en las ciudades a través de formación y certificados profesionales.

PLATFORMA es una coalición paneuropea que representa a más de 100 000 ayuntamientos y Gobiernos locales y regionales, diseñada para fortalecer los conocimientos técnicos especializados y prácticos, al establecer correspondencias entre pares con los mismos conocimientos y habilidades. PLATFORMA es una voz política que monitorea e informa las políticas de desarrollo de la Unión Europea y que tiene un enfoque específico en las asociaciones para la acción climática.

El Pacto de los Alcaldes en el África Subsahariana (CoM SSA por sus siglas en inglés), un órgano regional del Pacto de los Alcaldes para el Clima y la Energía, está abriendo la puerta para que más ciudades subsaharianas unan sus fuerzas con el fin de ampliar el acceso a servicios energéticos sostenibles y eficientes.

El BMZ (Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo) de Alemania ha puesto en marcha Energía verde de las personas para África, con el fin de descarbonizar el sector energético africano.

BMZ también está reuniendo a instituciones destacadas en la Iniciativa de Movilidad Urbana Transformadora (TUMI por sus siglas en inglés) para apoyar la construcción y expansión de sistemas de movilidad sostenible en países en desarrollo y recientemente industrializados.

Climate Chance está movilizando a ciudades y regiones de África para impulsar la aplicación del Acuerdo de París.

DST, la Asociación de Ciudades de Alemania, está estableciendo indicadores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para los municipios alemanes con el fin de garantizar que pueden alinearse con los objetivos mundiales y llevar un seguimiento del progreso hacia ellos.

ICLEI y RVR están poniendo en marcha la Alianza de Transiciones Urbanas, un grupo de ciudades industriales y ex industriales que están pasando a ser líderes mundiales del desarrollo urbano sostenible.

ICLEI y la Alianza NDC trabajan juntos en el diseño e implementación de estrategias para actuar frente al cambio climático a todos los niveles de gobierno.

La SuRe Standard (Norma SuRe), creada por Global Infrastructure Basel, está poniéndose en marcha para fortalecer el desarrollo de infraestructuras sostenibles y resilientes. El objetivo es guiar los responsables de los proyectos para que rindan cuentas de criterios sociales, medioambientales y de gobernanza, al mismo tiempo que los capacita para dar a conocer las ventajas a posibles inversores.

El One Planet City Challenge (Reto Urbano por el Planeta), una iniciativa del WWF e ICLEI, combina un concurso amistoso bianual, el fomento de la capacidad, el apoyo técnico y la promoción pública, y proporciona a las ciudades una forma de tomar parte a largo plazo en la elaboración de informes sobre la evolución del clima.

La Climate Reporting Partnership (alianza de información sobre el clima) reúne a CDP y al ICLEI Registro Climático carbonn® (cCR), dos de las principales plataformas de informes climáticos del mundo, en un esfuerzo por construir una sólida base de datos de compromisos climáticos a partir de compromisos propios, acciones y seguimiento del desempeño por parte de actores públicos y privados.

Planners for Climate Action (planificadores para la acción climática), de ONU-Habitat, ayuda a garantizar que los planificadores urbanos y regionales puedan desempeñar un papel importante en el avance del clima mundial y los objetivos de sostenibilidad. Con este fin, esta iniciativa mejorará la práctica de planificación urbana y regional, así como también la planificación de la educación.