Foto: Antonio Pons

Familias, el derecho a planificar

UNFPA en Cuba, con la colaboración de Ana María Domínguez / 
14.07.2018

Celebró el UNFPA en Cuba el Día Mundial de Población con el lema "la planificación es un derecho humano", en la sede del Instituto Internacional de Periodismo José Martí.

Una iniciación temprana de las relaciones sexuales —entre 11 y 15 años de edad— sin protección la mayoría de las veces, un uso inadecuado y no siempre continuado de los métodos anticonceptivos, así como la decisión de tener un hijo cuando ya el embarazo existe, entre otros factores, evidencia que no existen en Cuba procesos conscientes de planificación familiar, mucho menos entre adolescentes y jóvenes.

La reflexión, derivada de recientes investigaciones, fue compartida durante el Taller central a propósito del Día Mundial de la Población, Avances y desafíos en planificación familiar y derechos reproductivos en Cuba, el pasado 11 de julio, en el Instituto Internacional de Periodismo José Martí (IIPJM). 

Tomando como eje central la planificación familiar vista como un derecho, el UNFPA, Fondo de Población de las Naciones Unidas dedicó su fecha este 2018 al  50 aniversario de la Conferencia Internacional de Derechos Humanos de las Naciones Unidas celebrada en Teherán, que resolvió que las personas tienen el derecho de determinar el número de hijos que quieren tener, y el espaciamiento entre ellos.

“La planificación familiar no solo es un asunto de derechos humanos, sino que es fundamental para el empoderamiento de las mujeres, la reducción de la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, por lo que es necesario el consenso y el esfuerzo unido de gobiernos, legisladores y la sociedad civil”, aseveró la Doctora Natalia Kanem, directora ejecutiva del UNFPA, en su mensaje con motivo de la fecha.

Para Rafael Cuestas, Coordinador Internacional de Programa del UNFPA en el país, el acceso universal a servicios de salud sexual y reproductiva, incluida la planificación familiar voluntaria, ha sido, y es, elemento central del trabajo del Fondo de Población en Cuba y, en ese sentido, reconoció durante sus palabras centrales por la fecha, que las personas deben ser protagonistas de su propio desarrollo, más que receptoras pasivas de servicios.

Consuelo Vidal, Coordinadora Residente del Sistema de las Naciones Unidas en Cuba; Carlos Fidel Martín, del Ministerio del Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (MINCEX); María Machicado, Representante de Unicef y Cristian Morales, Representante de OPS/OMS, junto a colegas de PNUD y PMA compartieron la fiesta por la población del planeta.

Durante el panel del IIPJM, el especialista en Ginecobstetricia Gabino Arman Alessandrini, insistió en que una aún insuficiente educación sexual, el poco respeto del derecho de los adolescentes y jóvenes, así como la baja preparación de algunos profesionales, la presión familiar y la escasa disponibilidad en algunos momentos de métodos anticonceptivos en los servicios de planificación familiar son algunas de las causas de la baja prevalencia del uso de métodos anticonceptivos de manera continua, lo que incide —lamentablemente— en el incremento de la fecundidad adolescente.

Sobre los hombros de las mujeres se deja, en no pocos casos –agregó el experto-, la responsabilidad de decidir si interrumpe o mantiene la gestación y, si de evitar el embarazo se trata, las cifras demuestran que la vasectomía no se encuentra entre las opciones más consideradas ni por los hombres y ni tan siquiera, por las propias mujeres.

Los resultados de la Encuesta Nacional de Fecundidad (ENF), realizada en 2009 por el Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), arrojan que existe un conocimiento universal de al menos un método anticonceptivo en cubanas y cubanos de entre 15 y 54 años, y los más mencionados son la píldora, los dispositivos intrauterinos, la esterilización femenina (ligadura de las trompas) y el condón.

Sin embargo, y aunque las estadísticas del Ministerio de Salud Pública (MINSAP) refieren que en el país existe una cobertura de anticonceptivos que supera el 70 por ciento, la ENF advierte que una gran cobertura y elevado conocimiento no garantizan un empleo adecuado, lo que se respalda con el hecho de que el 30 por ciento de los jóvenes de ambos sexos tuvo su primera relación sexual sin protección.

La psicóloga Matilde Molina Cintra, del Centro de Estudios Demográficos (CEDEM), de la Universidad de La Habana, compartió resultados de un estudio realizado entre 2014 y 2016, a través de los cuales se constató que Ciego de Ávila y Camagüey se suman al comportamiento elevado de la fecundidad adolescente que reflejaban desde hace unos años las provincias orientales, encabezada por Granma.

Afirmó, además, que la edad de contraer matrimonio es cada vez más temprano y que el poder de la familia en torno a la toma de decisión de una adolescente sigue siendo de mucha fuerza, ignorando en no pocos casos que su pareja también debe hacer valer su criterio de manera responsable.

Por su parte, la investigadora Rayda Semanat Trutie, del Centro de Estudios sobre la Juventud (CESJ) precisó que el proyecto Adolescentes y jóvenes cubanos en los ámbitos de familia y pareja tomó como muestra a 1 406 adolescentes de La Habana, Ciego de Ávila, Camagüey, Santiago de Cuba y Guantánamo, a partir del cual, en septiembre, comenzará a implementarse un programa de orientación para adolescentes y jóvenes.

La planificación familiar favorece una mejor preparación ante el reto que supone tener un hijo desde el punto de vista educativo, económico y afectivo, aseveró Semanat, quien además defendió que la toma de decisiones reproductivas merece una mirada más intencionada en la Cuba de hoy.

Mayrelis Estrada Chacón de la Unión Nacional de Juristas de Cuba abundó sobre la necesidad de actualizar y eliminar ciertos vacíos que en ámbito legal “matizan” el respeto a los derechos sexuales y reproductivos  de las adolescentes y jóvenes en Cuba, incluyendo a aquellos con necesidades especiales, a quienes también se les ofrece de manera gratuita y segura el acceso a los medios de anticoncepción.

Para finalizar, la periodista Lisandra Fariñas, aseveró que "un buen proyecto de planificación familiar en los medios, debe contar con un buen proyecto político", al abordar los desafíos de la comunicación sobre la planificación familiar.

La también coordinadora de la Cátedra de Periodismo y Demografía del IIPJM identificó a la formación profesional en género como imprescindible para el mejor tratamiento de estos temas.

Asimismo, en su intervención Fariñas instó a pensar en el derecho de conformar familias de las personas con identidades no heteronormativas y capacidades diferentes.

En línea con el panel, el doctor Roberto Álvarez Fumero, jefe del Departamento de Atención Materno Infantil del MINSAP subrayó que invertir en planificación familiar es invertir en salud, lo que el Estado Cubano mantiene y respeta. Destacó igualmente la necesidad de extender los servicios de planificación familiar de manera amigable e impulsar estándares de calidad en la atención.

En este sentido, el señor Rafael Cuestas, Coordinador Internacional de Programa de la Oficina del Fondo de Población en la Isla, destacó que la fortaleza de nuestro sistema centralizado de atención, estructurado desde instituciones diversas como los ministerios de Salud y Educación, el Centro Nacional de Educación Sexual y otros; representa un importante punto de partida para encaminar acciones dirigidas a estructurar procesos coherentes de planificación familiar, resultado que representa una notable ventaja con respecto al resto de la región.

Otras instituciones aliadas del UNFPA en Cuba también celebraron la fecha. Así, el CEDEM y la Sociedad Cubana Multidisciplinaria para el estudio de la Sexualidad (SOCUMES) convocaron al Panel La planificación familiar y los derechos reproductivos desde una mirada demográfica y de la sexualidad, el 9 de julio, donde dedicaron un homenaje a la memoria de la recién fallecida doctora Sonia Catasús Cervera, maestra de demógrafos cubanos.

En tanto, el Plan Maestro de la Oficina del Historiador de La Habana dedico su encuentro habitual "Abriendo Espacios", al análisis de la dinámica de población en el marco del desarrollo del centro histórico habanero.

Dixie Edith/UNFPA Cuba

Resultados de la Encuesta Nacional de Igualdad de Género, de la de Migraciones y de la de Hogares fueron analizados por especialistas de la Sociedad Cubana para el Estudio de la Población (SOCUESPO), en la sede de la Asociación de Economistas de Cuba; mientras el Taller de Atención de Adolescentes de La Habana cerró el viernes con un taller dedicado a la planificación familiar en el Hospital Pediátrico Juan Manuel Márquez.

Dixie Edith/UNFPA Cuba

Una fecha para crear conciencia

El 11 de julio de 1987, con la celebración del Día de los cinco mil millones, la población mundial rememoró su arribo a esa cantidad de habitantes. El hecho motivó a la Asamblea General de las Naciones Unidas para recomendar que se observara anualmente como el Día Mundial de la Población.

Desde 1990 la Oficinas del Fondo de Población de las Naciones Unidas, con apoyo de los gobiernos y las comunidades, conmemoran la fecha como una oportunidad de crear mayor conciencia sobre los problemas de las personas y sus relaciones con el desarrollo económico y social.

¿Por qué dedicar este 2018 a la planificación familiar?

El 13 de mayo de 1968 la Conferencia Internacional de Derechos Humanos de las Naciones Unidas resolvió, en la Proclamación de Teherán, que “los padres tienen un derecho humano básico de determinar de forma libre y responsable el número de hijos y el espaciamiento entre ellos”.

Cincuenta años después, aunque la doctora Natalia Kanem, directora ejecutiva del Fondo de Población asegura que “por primera vez casi 700 millones de mujeres y adolescentes en los países en desarrollo utilizan anticonceptivos modernos”; otras 214 millones no tienen acceso a ellos en tiempos en que las complicaciones relacionadas con el embarazo y el parto constituyen los primeros factores mortales en niñas entre los 15 y 19 años de edad en estas naciones, y que las mayores infecciones de transmisión sexual en el mundo se encuentran entre los jóvenes de 15 a 24 años.

Invertir en la planificación familiar también significa invertir en la salud, la educación y los derechos de las mujeres y las parejas en el mundo entero. Asimismo, acelera el progreso del país hacia la reducción de la pobreza y el logro de los objetivos de desarrollo globales.