Foto: Adriana Castillo González/UNICEF Cuba

Al centro del país: UNICEF para cada niño y niña

Adriana Castillo González/UNICEF Cuba / 
05.02.2018

La ayuda humanitaria de UNICEF apoya el desenvolvimiento psicosocial para el aprendizaje de niñas y niños tras el paso del huracán Irma.

En el camino hacia Corralillo, el tercer municipio en extensión territorial de la provincia Villa Clara, la carretera está sola. El tráfico olvida a uno de los municipios más envejecidos del país, a 32km de la costa, donde fueron afectados todos los centros educacionales por el huracán Irma. En este pueblo tranquilo, callado, la calle principal es estrecha para los camiones que la transitan. Mientras, los coches arriados por caballos llevan y traen a los niños y niñas de la escuela.

La imagen de la provincia parece un triángulo rojo y comienza a volverse familiar. Está en cada objeto, en cada casa, junto a los mensajes de: Villa Clara se levanta, Villa Clara crece, Villa Clara se recupera.

La reciente visita de UNICEF a Corralillo, Caibarién, Quemado de Güines, Encrucijada, Sagua la Grande y Camajuaní, municipios de Villa Clara, así como también a Yaguajay, en Sancti Spíritus; corroboró cómo la llegada de la ayuda humanitaria, el pasado 24 de octubre, con materiales para la recreación, el desarrollo en la primera infancia y las llamadas “escuelas en una maleta” apoya el desenvolvimiento psicosocial para el aprendizaje de niñas y niños tras el paso del huracán Irma.

Junto al mar: Isabela de Sagua

Niños y niñas como Meilen perdieron sus libros y la mitad de sus casas en Isabela de Sagua. El pueblo de pescadores que ha sido arrasado por varios huracanes.

Meilen y Roxana son primas y estudian en el Centro Mixto Rubén Martínez Villena, apoyado por UNICEF en Isabela de Sagua.

Cuando las olas trajeron el fango que inutilizó todos los colchones, Meilen estaba evacuada en Sagua La Grande y Roxana miraba “cosas volando” desde el edificio que ahora es su casa, luego de que su familia decidiera mudarse hacia Nueva Isabela.

“Voy y vengo de los Quemados de Guines”

Parque del Guajirigallo en Quemado de Güines

Bajo la sombra de la glorieta, en Quemados de Güines, el juego de Dominó está en el parque con las huellas de los abuelos. Los adolescentes se acercan; llegan en bicicletas hasta el monumento del “Guajirigallo quemadense”, un símbolo propio de este municipio que personifica en sí mismo al campesino, el porrón para el agua y la cola de un gallo.

La apariencia de los pueblos pequeños se asemeja, aunque vivan realidades diferentes. La infancia y la adolescencia se adaptan a sus contextos. Crecen al centro del país, mientras las zonas urbanas repiten la escena: el parque principal rodeado por la iglesia, los bancos y la conexión wifi de la ciudad, como punto de encuentro para los rostros que se reconocen.

“La tierra del Guajirigallo” barrió en treinta días los desechos sólidos provocados por el huracán Irma. Entonces, el municipio pudo reportar cero casos de infestación por contaminación hídrica durante los momentos más críticos.

Las Cajas Escuelas contienen materiales de uso escolar como lápices, cuadernos, tizas, borradores, para apoyar el retorno de niñas, niños y adolescentes a las actividades educacionales.

“Ver a los niños y niñas disfrutando de los kits le añade más sentido a nuestro trabajo”, advirtió Victoria Colamarco, Coordinadora de Programas de UNICEF en Cuba, en un encuentro con las autoridades locales de Villa Clara tras la visita a escuelas, círculos infantiles y comunidades más afectadas del territorio. Además, como parte de los suministros de UNICEF se planifica la instalación de mantas impermeabilizantes entregadas para los techos de las escuelas afectadas.

Más información:

Visita UNICEF provincias afectadas por el huracán Irma

Arriba a La Habana apoyo humanitario de UNICEF para damnificados víctimas de Irma