Foto: Arsenio García/UNICEF Cuba

La igualdad de género al centro de la Agenda 2030

Dalia Acosta/Naciones Unidas en Cuba / 
17.02.2016

Naciones Unidas presenta productos comunicativos sobre género en Feria del Libro Cuba 2016.

La Habana.- Más de 50 personas acudieron a la Asociación Cubana de las Naciones Unidas este lunes 15 para participar el conversatorio “Igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres en la nueva Agenda de Desarrollo Sostenible”, un espacio que colocó la mirada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y su reflejo en Cuba.

“Todo lo que tiene que ver con el desarrollo, con el desarrollo económico-social, tiene que ver con género”, afirmó Anna Lucia D’Emilio, representante de UNICEF en Cuba, al presentar ODS 5 “Igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y las niñas” y la transversalización de género en los 17 objetivos de la agenda aprobada en 2015 por 193 gobiernos.

Organizado por el Grupo Interagencial de Género del Sistema de las Naciones Unidas como parte del programa de la Feria Internacional del Libro Cuba 2016, la mesa estuvo integrada también por María del Carmen Franco, especialista de la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI), e Isabel Moya, directora de la Editorial de la Mujer de la Federación de Mujeres Cubanas.
Al encuentro asistió, además, el Coordinador Internacional del UNFPA, Rafael Cuestas, entre otros integrantes del personal de esa agencia en Cuba, así como especialistas vinculados al área de género de la FAO, PNUD, UNICEF y de la Oficina de la Coordinadora Residente.

EL RETO DE MEDIR

Presentado el ODS 5 y la prioridad que otorga la Agenda 2030 a la reducción de las disparidades y a la igualdad entre mujeres y hombres, visualizando todas las etapas de la vida en su amplia diversidad, María del Carmen Franco colocó sobre la mesa el reto que significa construir los indicadores que medirán, a nivel global, regional y nacional, el avance hacia las metas de los ODS.
En el caso de las estadísticas de género en Cuba, la especialista de la ONEI aseguró que el país cuenta con estadísticas desagregadas por sexo, pero se mantienen desafíos en temas como la medición del trabajo no remunerado que realizan las mujeres desde edades muy tempranas, el cuidado de otras personas y las diferentes formas de violencia por motivos de género.
El intercambio con el público colocó el tema de la realidad específica de las mujeres rurales, el acceso a los espacios de toma de decisiones en sectores tradicionalmente masculinos como el agropecuario, la diferencia entre la cantidad de mujeres que salen de las universidades y las que después ejercen en sus profesiones y las tasas de fecundidad en adolescentes.

“Hay desafíos estadísticos, cuantitativos, pero las dimensiones cualitativas son también muy importantes”, comentó Isabel Moya y llamó a articular los indicadores cuantitativos y cualitativos con indicadores de proceso que permitan ver “qué esconden las cifras”, identificar las brechas y “mirar por dentro” el impacto de determinadas medidas o políticas, teniendo en cuenta la subjetividad, las prácticas y las costumbres.
“Todos estos objetivos y metas de la agenda global deben articularse dentro del país con las estrategias de desarrollo y en eso se está trabajando”, aseguró la especialista de la ONEI durante el intercambio.

IMAGINAR Y HACER

Como una forma “novedosa, necesaria, asequible de tener información sistematizada sobre los ODS y la Campaña 50-50 para el 2030”, calificó la periodista Isabel Moya un conjunto de productos comunicativos elaborados por el Sistema de las Naciones Unidas en Cuba que articulan el proceso de Beijing+20 con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Sobre la utilidad del DVD “Género y Desarrollo”, repositorio de más de 200 documentos elaborados por agencias de Naciones Unidas o con su apoyo, Moya consideró que la sistematización temática realizada permite aproximarse a los temas en su complejidad y “establecer una especie de diálogo entre los compromisos internacionales de los que Cuba es signataria y nuestra realidad”.
En el caso del plegable que acompaña la propuesta, la también presidenta de la Cátedra de Género y Comunicación del Instituto Internacional de Periodismo José Martí destacó su carácter de “radiografía del ODS 5” y la manera en que se visualizan las prioridades para el cambio y los principales desafíos para el avance hacia las metas de género.
Como “el plato fuerte” del paquete comunicativo, Moya catalogó la Agenda de las Mujeres Cuba 2016, un producto que desde su primera edición en 2014 ha demostrado su efectividad comunicativa. Entre otras cualidades, destacó la capacidad de aterrizar en la vida cotidiana de las mujeres las principales problemáticas de la agenda de género.
La edición de este año tiene además, aseguró, la ventaja de no caducar pues cuando termine el 2016 seguirá “sirviéndonos como un libro de referencia sobre los ODS desde la perspectiva de género”.
“Miren de una manera cercana esa portada, esa primera impresión”, invitó Moya para destacar la imagen de la deportista cubana, Yunidis Castillo, como “símbolo de lo que las cubanas hemos logrado soñando y trabajando muy duro cada día”.
Tras recordar la visión de la fundadora de la Federación de Mujeres Cubanas, Vilma Espín, sobre la importancia de empoderar a las mujeres, Moya afirmó que “hay que imaginar otro mundo, pero tiene que haber una voluntad política para cambiar este en el que estamos”. Ese cambio, dijo, “no puede hacerse sin la voz, sin la experiencia, sin el saber, sin el sentimiento de las mujeres”.

Más información: