Foto: Adriana Castillo González/UNICEF Cuba

UNICEF en el Congreso Internacional de Desastres

Adriana Castillo González/UNICEF Cuba / 
05.07.2018

Proyecto de fortalecimiento de la resiliencia en escuelas y comunidades ha capacitado a más de 24,000 niños, niñas y adolescentes de varias provincias del país.

Desde los municipios Chambas, Morón y Majagua de la provincia Ciego de Ávila llegaron al Palacio de Convenciones de La Habana niños, niñas y adolescentes para participar en el X Congreso Internacional sobre Desastres. Sus experiencias muestran cómo los proyectos educativos que impulsa la escuela en sus comunidades, con el apoyo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, generan una dinámica familiar para la protección ante desastres naturales.
“El mapa de riesgo es una herramienta. Es el espejo de los riesgos y las vulnerabilidades que tiene la comunidad o la escuela en el momento en que se hizo el mismo, de ahí la importancia que tiene actualizarlo. Sirve también para saber qué o quienes sufren riesgos a padecer daños”, comentó la estudiante de 16 años Ailenys Alonso.
“También hemos creado algunos mapas de riesgo digitales, agregó Wilson Calzado, de 11 años, quien añadió que las actividades de la iniciativa conjunta entre UNICEF y el Ministerio de Educación “se insertan en las clases de Lengua Española, estudiando términos como resiliencia, vulnerabilidad, riesgos, desastres, o con los datos del proyecto, en las Matemáticas”.

“En mi escuela, en Chambas, se crearon círculos de interés a través de los que fuimos recorriendo las comunidades para hallar los lugares vulnerables”, indicó Lorena Barrera, de 11 años de edad.
El proyecto de fortalecimiento de la resiliencia en escuelas y comunidades para enfrentar situaciones de desastres ha capacitado a más de 24 000 niños, niñas y adolescentes y a más de 1 000 docentes de 122 comunidades en las provincias de Spíritus, Ciego de Ávila, Cienfuegos, Villa Clara y Santiago de Cuba.
La experiencia se ha comprobado a partir de las capacidades para la recuperación vividas tras el paso de los huracanes Matthew e Irma, con el logro de una preparación efectiva y a tiempo de los niños y adolescentes y sus familias, así como su mayor resiliencia en la etapa de recuperación.

Según el profesor Orestes Valdés, durante el actual año se sistematizan y evalúan los resultados y sostenibilidad de este proyecto, “comprobando que sus actividades en educación, resiliencia, género y protagonismo estudiantil se han logrado integrar al sistema de trabajo de la escuela durante la preparación, la metodología y en las clases”.

Como respuesta a la necesidad de educar y aumentar la resiliencia de comunidades vulnerables a enfrentarse a desastres naturales y a proteger su medio ambiente, el Ministerio de Educación y la Defensa Civil cubana con el apoyo de UNICEF contribuyen a insertar la Reducción de Riesgo de Desastres en la enseñanza curricular, a través de herramientas innovadoras, métodos alternativos de enseñanza y otras actividades.
Publicaciones para situaciones de desastres