Foto: Sierra Maestra

Sequía en Cuba y su impacto en la seguridad alimentaria

Tomado de PL / 
18.02.2017

En un panel organizado por PMA y PNUD durante la Feria del Libro, especialistas de esas agencias y nacionales  compartieron sobre situación del país y proyectos que se aplican.

La Habana.- La sequía en Cuba y su impacto en la seguridad alimentaria y nutricional, así como la reducción de riesgos de desastre, fueron temas abordados por el Sistema de las Naciones Unidas en el país en la sede de la Asoación Cubana de Naciones Uidas (ACNU), en el contexto de la Feria Internacional del Libro Cuba 2017.
Panelistas del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) explicaron que la isla padece la escasez de agua más severa en 115 años y se extiende por el 70 por ciento del territorio con más de un millón de personas afectadas.
Por tal motivo, su impacto negativo en la agricultura obligó a la nación a invertir más de 26 millones de dólares en la importación de alimentos, sin embargo, en opinión de los expertos las buenas prácticas y la información oportuna para decisiones pueden cambiar al panorama.
Ambas dependencias resaltaron la importancia de afrontar la escasez de agua desde un punto de vista integrador, y crear sistemas de alerta temprana para facilitar la preparación ante emergencias, e incrementar la capacidad de respuesta y recuperación.
El encuentro fue parte de las actividades preparadas por organismos de las Naciones Unidas en la 26 Feria Internacional del Libro de La Habana, y se expusieron ponencias sobre la incidencia de los fenómenos extremos en la seguridad alimentaria, el desarrollo inclusivo desde la seguridad, el manejo de los recursos hídricos, entre otras.
La representante del PMA en el país, Laura Melo, explicó que en Cuba se trabaja en la reducción de riesgos ante desastres naturales, entre ellos la sequía, y en la conformación de un sistema de alerta temprana para que las comunidades estén preparadas.
Agregó la necesidad de visibilizar la sequedad desde diferentes ángulos, las afectaciones que trae consigo, y mantener el recurso hídrico libre de contaminación para el consumo humano y su empleo en la agricultura.
Por su parte, la oficial de Medio Ambiente y Energía del PNUD en Cuba, Grisel Acosta, explicó que en el desarrollo humano sostenible se entrelazan los factores económicos, ambientales y sociales.
Acosta destacó que para el PNUD los principios de trabajo en esa área son el enfoque sistémico e integrado, la eficiencia e innovación, inclusión y equidad, así como la sostenibilidad ambiental.