Foto: SNU en Cuba

ÚNETE: Grupos jóvenes apuestan por la No violencia

Lisandra Chaveco / 
22.11.2016

Convocado por la Federación de Mujeres Cubanas, el encuentro tuvo lugar el pasado viernes 18 de noviembre, en la Editorial de la Mujer.

La Habana- Para reflexionar sobre los espacios de socialización más populares entre la juventud y cómo en ellos pudiera reproducirse la violencia de género, artistas, deportistas y redes intercambiaron con estudiantes de la enseñanza preuniversitaria, en la capital cubana.
Convocado por la Federación de Mujeres Cubanas (FMC), el encuentro tuvo lugar el pasado viernes 18 de noviembre, en la Editorial de la Mujer, como parte de las acciones que se suman a la Campaña UNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas.

Durante el taller facilitado por el escritor Julio César González Pagés, el grupo de adolescentes pudo compartir sus vivencias e identificar las manifestaciones de violencia que forman parte de su vida cotidiana.
Mediante materiales audiovisuales y técnicas participativas los jóvenes se apropiaron de los conocimientos necesarios para prevenir la violencia desde las redes sociales, el hogar, la escuela y la comunidad.
El encuentro contó con la participación, además, de la cantante Rochy Ameneiro, la cineasta Marilyn Solaya, el campeón mundial de salto alto Víctor Moya y funcionarias de la organización femenina cubana.
En tanto, la Coordinadora Técnica de la Campaña ÚNETE en el Sistema de las Naciones Unidas en Cuba, Dalia Acosta, compartió detalles sobre las iniciativas que se realizan en el país con la participación de una amplia diversidad de actores sociales y el acompañamiento de las agencias de la ONU.

Voces por la no violencia

“Aunque nuestra realidad es muy diferente a la de la mayoría de los países de la región, la violencia es un problema social que debemos atender y para erradicarla hay que contar con las nuevas generaciones”, comentó Osmayda Hernández, integrante del Secretariado Nacional de la FMC.
Por su parte, Ameneiro subrayó la importancia de ofrecer información a la juventud –y la población en general— para que no consuman de manera acrítica los productos culturales difundidos en los medios de comunicación y otros espacios de socialización.
“Es muy importante nuestro conocimiento y conciencia para no consumir de forma pasiva video clips, música, películas y otros materiales violentos”, dijo la lideresa del proyecto Tod@s Contracorriente.
“La intención de este intercambio es que ustedes se lleven las herramientas necesarias para discernir qué está bien o mal entre la gama de productos que inundan la televisión cubana y los espacios alternativos”, precisó.

De acuerdo con la también integrante de la Red de Artistas ÚNETE, “si la cultura y el arte presentan modelos no violentos, que cuestionan el llamado amor romántico, representan feminidades y masculinidades diversas, y no sus variantes estereotipadas, contribuirán a disminuir la violencia de género”.
Por su parte, Julio César González Pagés defendió la necesidad de establecer políticas bien definidas que eviten la transmisión en los medios y la reproducción en espacios públicos de materiales que incitan a la violencia, en cualquiera de sus formas.
A continuación, el fundador de la Red Iberoamericana y Africana de Masculinidades (RIAM) compartió con la audiencia algunos de los resultados del trabajo de la organización para promover nuevas formas de ser hombre.
El también Oficial de Programas de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE), explicó cómo la RIAM ha logrado sensibilizar y construir alianzas para el desmontaje de la masculinidad hegemónica a través del abordaje de los tres temas más socializados entre los hombres: sexo, música y deporte.
Asimismo, se refirió a la alianza entre la música y el deporte para generar cambios positivos entre la población juvenil, y en especial entre los hombres.
El autor de “Macho, Varón, Masculino” apuntó también que en el caso de los varones la violencia se expresa de manera clara en la llamada triada de la violencia, “agresiones ejercidas contra las mujeres, contra otros hombres y contra ellos mismos”, las cuales pueden llegar a convertirse en un grave problema de salud.
Al concluir el taller los estudiantes firmaron un compromiso para la creación en sus escuelas de una red naranja por la no violencia contra las mujeres y las niñas.

Violencia de género, una reflexión necesaria

La deconstrucción de la cultura patriarcal fue reconocida como pilar fundamental en las acciones de enfrentamiento y prevención de la violencia de género por mujeres, hombres y adolescentes de la localidad de Mariel.
En un encuentro interactivo organizado por el Comité Municipal de la Federación de Mujeres Cubanas y la Casa de Orientación a la Mujer y la Familia (COMF) este 21 de noviembre, un grupo de estudiantes y personas de la comunidad identificaron las llamadas violencias sutiles y el maltrato, que se sustentan en desigualdades en diversos espacios y al interior de las familias.

Durante unos 45 minutos se debatió sobre manifestaciones de acoso, violencia en la pareja, económica, institucional, psicológica y se identificaron las potencialidades para prevenir el flagelo, teniendo en cuenta los contextos particulares de quienes participaron.
En ese sentido, la instructora de la COMF Marianela Moreno, precisó que la violencia y la construcción social de género son conductas aprendidas que pueden ser cambiadas en cualquier momento de la vida.
Asimismo, resaltó los objetivos de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible que apuesta por “un mundo en el que sea universal el respeto de los derechos humanos y la dignidad humana, el estado de derecho, la justicia, la igualdad y la no discriminación.”
La iniciativa, desarrollada en el contexto de las acciones por los 16 Días de Activismo por la No Violencia de Género, que se celebran a nivel global del 25 de noviembre al 10 de diciembre, contó con la participación de integrantes del Secretariado Nacional de la FMC y del gobierno local.