Foto: OPS/OMS Cuba

Agencias de Naciones Unidas en plena disposición de ayudar en la recuperación tras Irma

Lisandra Fariñas Acosta /Tomado de Granma / 
13.09.2017

Desde hace días, trabajan para organizar y coordinar una respuesta integrada que sea lo más efectiva posible ante una experiencia tan compleja como lo es Irma.

Tras el paso del huracán Irma y en plena etapa de contabilizar daños y recuperarse, numerosas han sido las muestras de apoyo a la Mayor de las Antillas. Desde hace varios días, un equipo país de las Agencias de Naciones Unidas con representación en Cuba, trabajan para organizar y coordinar una respuesta integrada que sea «lo más efectiva posible ante una experiencia extremadamente compleja como lo es Irma, uno de los huracanes más intensos de los últimos años».

«Frente a ese nivel de impacto y devastación la respuesta es muy difícil de hacer, y en el Sistema de Naciones Unidas tenemos conciencia de que lo que se trata es de apoyar a las autoridades del país a responder de la mejor manera posible a las prioridades y necesidades identificadas. Ofrecemos ayuda a Cuba para complementar la recuperación y ese proceso se cimenta en una relación sólida entre Cuba y las Naciones Unidas», apuntó a Granma Cristian Morales Fuhriman, representante de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Cuba.

Desde la OPS –refirió– no solo consideramos que ha sido importante la respuesta de Cuba, sino la preparación antes de Irma. «Cuántos fallecidos más estuviésemos contando sino se hubiesen tomado las medidas que se tomaron: proteger dos millones de cubanas y cubanos, muchos en la comunidad, lo cual habla de la solidaridad. En Cuba es el pueblo cubano quien recibe al propio pueblo, lo cual se suma a la respuesta institucional para salvaguardar a la población en riesgo y más vulnerable», expresó.
Naciones Unidas tiene experiencia en el apoyo a la respuesta en situaciones de emergencia, como fue el caso por ejemplo del huracán Matthew. Foto: Cortesía de OPS y UNFPA

Al respecto, señaló el trabajo del Ministerio de Salud Pública al poner a disposición de los centros de evacuación el personal sanitario suficiente, velar por la disponibilidad de insumos como bolsas de sangre y hemoderivados, así como la protección de pacientes críticos, fue encomiable. Ello habla de experiencia y capacidad, dijo, al tiempo que subrayó que OPS –tal como hace también en el resto de las naciones antillanas que sufrieron el impacto de Irma– está a la orden para contribuir a recuperar las afectaciones en las instituciones de salud.

Por su parte, María Machicado Terán, representante de Unicef en Cuba explicó que esa instancia coordina ahora junto a la Unesco el área de educación y valoró de muy positivo la decisión de reanudar el curso escolar, pues «las escuelas son un lugar seguro para los niños mientras los padres están en otras tareas de recuperación».

Recalcó que ante estas situaciones mujeres y hombres enfrentan distintas responsabilidades en el momento de la respuesta y a veces hay una presión muy grande para las mujeres, por lo cual reconocer el rol de estas, así como proteger a niños y niñas que tienen necesidades distintas es fundamental.

Laura Melo, representante del Programa Mundial de Alimentos en Cuba, manifestó que están impresionados y agradecidos al gobierno cubano por la forma en que prepara a la población y protege las vidas humanas, pero también los recursos.

Señaló que en tanto garantizar que las personas más afectadas tengan disponibilidad y acceso a alimentos de forma inmediata. Ya tenemos preposicionado en el país 1600 toneladas de alimentos que están en La Habana, Cienfuegos y Santiago de Cuba, para entregarlos una vez el gobierno cubano identifique las zonas prioritarias. Por la dimensión de los daños lo que tenemos no es suficiente, y ya trabajamos con la sede y la oficina regional para movilizar recursos y poder dar más, así como reponer esos alimentos, destacó.

Denise Cook, representante residente del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, precisó que están concentrados en la respuesta en temas de vivienda y recuperación temprana, lo cual significa que se hace un trabajo exhaustivo con las autoridades para saber qué tipo de material preposicionado les parece importante. Ya entregamos unas 800 lonas para resguardar almacenes de alimentos, y estamos en disposición de cooperar donde el gobierno vea prioridades en materia del techo, de colchones, de lonas, de kits de cocina, lo que sea necesario para volver a una normalidad, hasta donde se pueda,por aquellos que han perdido su vivienda.

En ese sentido Soledad Bauza,representante residente adjunta delPNUD, añadió que tienen experiencia de trabajo conjunto en Matthew y Sandy, y en ese sentido están satisfechos de dar su grano de arena y trabajar en apoyo a las autoridades nacionales. «Recuperar rápido los medios de vida, y coordinar una respuesta hacia el desarrollo, una vez superada la emergencia es una prioridad », dijo.

El representante de laOrganización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO en Cuba, Theodor Friedrich manifestó que su agencia no contribuye en el suministro de alimentos directamente, sino que se concentra en ayudar a que la producción nacional se restablezca lo más pronto posible. La prioridad son los cultivos de ciclo corto, ejemplificó, además de suministrar insumos como sistemas de riego, mallas para cultivos semiprotegidos o artes de pesca. Manifestó la satisfacción de que los dirigentes del país estén en el campo evaluando ellos mismos los daños.

Rafael Cuestas, coordinador internacional de programas del Fondo de Población para las Naciones Unidas (UNFPA), mencionó que el apoyo a las mujeres embarazadas y el tema de la salud sexual y reproductiva son las prioridades, fundamentalmente en aquellas que han sido desplazadas y permanecen en albergues. El embarazo no es una enfermedad, sino una situación temporal, y dentro de esa emergencia la vida de la madre y el niño debe protegerse. Por otra parte, la salud sexual y reproductiva es una necesidad humana que no importa el contexto, se va a presentar, entonces lo importante es garantizar por ejemplo, que no ocurran embarazos no deseados.

También, dijo, apoyaránla recuperación de unidades médicas afectadas del programa materno infantil en cuanto a equipamiento.

Pablo Vaggione, coordinador de la Oficina para México y Cuba de ONU Hábitat, expresó que se ponen a disposición de Cuba para brindar apoyo técnico en relación al desarrollo territorial y urbano. La planificación territorial puede ayudar a la recuperación temprana de estas personas, dijo.

Elogió la conciencia e información de la ciudadanía de cómo actuar ante los desastres, la calma ante la adversidad y la capacidad de al día siguiente pararse y salir a la recuperación.