ÚNETE: Poner fin al acoso escolar homofóbico y transfóbico

Elena Nápoles /UNESCO La Habana / 
13.12.2017

Una iniciativa para hacer de las escuelas cubanas entornos más seguros y promotores del respeto a la diversidad.

La Habana - Miguel no guarda buenos recuerdos de su época estudiantil. Desde niño, sufría las burlas de sus compañeros de aula, quienes lo tildaban de “flojito” y “mariquita” porque le gustaba jugar con las niñas o porque prefería las muñecas antes que los juguetes de varones.
Crecer no le valió de mucho. Durante una escuela al campo, sufrió agresión física y sexual en el baño del albergue, a manos de varones que pretendían castigarlo por no comportarse “como un hombre”.
A la vuelta de los años, Miguel es un profesional del sector de la Industria y ha podido superar en gran medida una historia de discriminación y dolor. Es activista de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales) y aspira a contar su historia para que ningún otro niño, niña o adolescente, en ninguna otra escuela, reciba menos que el apoyo que necesita.
En Cuba, el Centro Nacional de Educación Sexual (CENESEX), el Ministerio de Educación, la Universidad de Ciencias Pedagógicas “Enrique José Varona” y UNESCO trabajan conjuntamente en la identificación de las causas y manifestaciones del acoso escolar homofóbico y transfóbico, así como en la caracterización de la respuesta del sistema educativo a este flagelo. El proyecto tiene como objetivos proponer recomendaciones para hacer de las escuelas cubanas entornos más seguros y promotores del respeto a la diversidad.

Entender los desafíos
El acoso escolar, o bullying, es una forma de violencia en los entornos escolares que afecta a alumnos, sus familiares y a los docentes, al tiempo que interfiere en el desarrollo de una educación de calidad. Estudios realizados a nivel mundial indican que una parte importante de la población juvenil está implicada en la problemática del bullying, bien sea como agresores, víctimas o testigos de esta forma de violencia.
Se denomina bullying homofóbico y trasfóbico al que afecta a estudiantes percibidos como portadores de una orientación sexual diferente a la heterosexual, con una identidad de género que difiere de su sexo biológico, o cuya expresión de género no encaja con normas binarias de género (masculino y femenino).
Agresiones verbales y físicas, aislamiento forzoso y violencia sexual son algunas de las manifestaciones de este tipo de acoso, que provoca pérdida de autoestima en las víctimas, reducción del rendimiento escolar y abandono de los estudios y perjuicios para la salud.
Cuba no está exenta de esos desafíos.
Un estudio realizado en 2015 con 130 alumnos de escuelas primarias, secundarias y preuniversitarias de la capital cubana, arrojó que existen manifestaciones de acoso por la apariencia física del estudiantado, la orientación sexual y las expresiones de manierismo.
El uso de calificativos negativos entre pares es la manifestación más frecuente de este fenómeno en las aulas, mucho más visible entre los varones que entre las niñas.
Si bien el modelo de educación cubano tiene como principio la inclusión plena, el predominio de una cultura patriarcal en la sociedad y una todavía insuficiente capacitación de los docentes y las familias pueden atentar en ocasiones contra la correcta implementación de mecanismos de respuesta institucional a la discriminación por razones de identidad sexual y de género.
Con un mandato global en el ámbito de la educación, UNESCO trabaja para fortalecer las capacidades de los Estados Miembros para prevenir y abordar la discriminación, la violencia y el acoso en las escuelas y para apoyar las políticas y programas del sector de educación.
En este marco, la UNESCO brinda soporte a los países en la realización de estudios que permitan identificar la prevalencia, la naturaleza y las consecuencias de la violencia para fundamentar y fortalecer la respuesta del sector de educación.

Acompañando la respuesta

Los proyectos “Estudio de la prevalencia de la situación de la violencia homofóbica y transfóbica en las escuelas cubanas, los tipos de violencia y sus consecuencias” y “Análisis de la respuesta al bullying homofóbico y transfóbico en las escuelas cubanas”, son las iniciativas en curso para apoyar los esfuerzos nacionales en la búsqueda de soluciones al problema del acoso escolar por razones de orientación sexual e identidad de género.
Ante la poca disponibilidad de estudios nacionales exhaustivos sobre las causas del acoso escolar en general y, más específicamente, del acoso escolar homofóbico y transfóbico, el primero de estos proyectos recupera los testimonios de personas LGTB entre 18 y 23 años sobre manifestaciones de bullying y otras formas de violencia homofóbica y transfóbica de las que fueron víctimas o testigos durante su paso por los diferentes niveles del sistema educativo.
En el marco de tres talleres regionales, activistas de las Redes Sociales Comunitarias que coordina el CENESEX han compartido sus vivencias sobre el acoso escolar por razones de orientación sexual e identidad de género. Los resultados preliminares refrendan los hallazgos de pesquisas anteriores y profundizan en el tema.
Las burlas e insultos aparecen las formas de violencia más frecuentes, con impacto en la decisión de las víctimas de abandonar la escuela. La investigación ubica a estudiantes y profesores como las figuras principales que ejercen la violencia y los momentos entre clases y al salir de la escuela, como los espacios en los que las acciones violentas ocurren con mayor frecuencia. Además, sobresale cómo cambian los roles de víctima, agresor y testigo en función de los mecanismos de afrontamiento asumidos por los individuos ante contextos violentos.
En busca de complementar la visión de la comunidad LGTBI, el segundo de los proyectos indaga por la respuesta del sistema educativo a esta modalidad de acoso por medio de entrevistas a tomadores de decisiones del Ministerio de Educación y de otras instituciones, directivos y docentes de centros escolares, directivos de las organizaciones estudiantiles, investigadores de la temática, especialistas de ONGs, entre otros informantes clave.
La herramienta utilizada para preparar los cuestionarios, estandarizada por UNESCO para investigaciones de este tipo, fue adaptado a las necesidades del contexto cubano con el fin de explorar el entorno normativo y legal en el que viven las y los jóvenes LGBT en el país y la naturaleza, prevalencia y consecuencias de la violencia que ocurre en las instituciones educativas, especialmente aquella basada en orientación sexual e identidad de género.
La respuesta del sector educativo a este fenómeno es caracterizada a nivel de políticas y/o normativas existentes, la capacitación y el apoyo ofrecidos al personal, la sensibilización y capacitación a padres, madres y tutores sobre el tema y el currículo.
También se investigan el ambiente de apoyo a los y las estudiantes, las campañas de sensibilización y concientización que se han implementado, las alianzas existentes entre el sector de la educación y la sociedad civil para producir una respuesta coordinada al bullying y los mecanismos de monitoreo que funcionan a nivel nacional.
Los resultados de ambos proyectos permitirán fortalecer los mecanismos de respuesta al acoso escolar homofóbico y transfóbico a todos los niveles del sistema educativo, y nutrirán una campaña de concientización para involucrar a docentes, directivos, estudiantes, padres, madres y tomadores de decisiones en el logro de entornos escolares libres de discriminación y violencia.