Foto: Iramis Alonso/FAO Cuba

Cooperación Sur-Sur y cadenas de valor: áreas de interés común para la FAO y Cuba

Iramis Alonso/ FAO Cuba / 
28.02.2018

Tales prioridades fueron analizadas en un encuentro entre la Viceministra cubana de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera y el Representante de la FAO en la isla.

La cooperación Sur-Sur y el apoyo a la implementación de los Lineamientos de la política económica y social del país, con programas como el FIRST (“Impacto Sobre Seguridad Alimentaria y Nutrición, Resiliencia, Sostenibilidad, y Transformación”), financiado por la Unión Europea, serán algunas de las más importantes proyecciones de trabajo conjunto entre la FAO y Cuba, según se acordó en un encuentro entre la viceministra de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera (Mincex), Sra. Ileana Núñez y el Sr. Marcelo Resende, representante en la Isla de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.
Durante el diálogo, ocurrido en la sede de la representación de la FAO en La Habana, se convino en compilar en un catálogo las buenas experiencias que al respecto ha tenido la Isla durante más de 40 años, lo cual permitiría disponer de una guía práctica para ampliar este tipo de colaboración desde Cuba hacia los países vecinos.
“Se trata de saltar de una percepción empírica de este proceso a una mirada más científica y buscar todos los elementos disponibles para consolidar su viabilidad técnica”, expresó el Sr. Resende en el encuentro, en el que también participaron Jorge Fernández Esperon, representante asistente de la FAO en Cuba, Carlos Fidel Martin y Beatriz Crespín, subdirector y especialista de la Dirección de Organismos Económicos Internacionales (DOEI) del Mincex, respectivamente.
Pierpaolo Piras, Oficial de políticas de la FAO, explicó que el programa FIRST trabaja en tres áreas concretas: vegetales no frutales, acuicultura y producciones innovadoras para la industria alimentaria, con el propósito de mejorar el desarrollo de estas cadenas de valor y así favorecer un entorno propicio para la seguridad, alimentaria y nutricional y la agricultura sostenible (SANAS), tanto en términos sociales como económicos (generación de oportunidades de ingreso a lo largo de la cadena).