Foto: Jorge Luis Merencio

Planta de hormigón rinde frutos en Baracoa

Granma / 
28.06.2017

La industria, de tecnología china y donada por la República Bolivariana de Venezuela, ha elaborado hasta el momento unos 4,000 metros cúbicos (del material

Los trabajadores de la nueva planta elaboradora de hormigón de Baracoa se sienten satisfechos por los resultados que logran y la utilidad de su producción en obras de gran trascendencia económico-social, como el programa de construcción de viviendas, la pavimentación de viales y la ejecución del puente sobre el río Toa.
La industria es de tecnología china y fue donada a nuestro país por la República Bolivariana de Venezuela, mediante la Gran Misión Barrio Nuevo, Barrio Tricolor, como parte de la ayuda de la hermana nación para contribuir a restañar los daños ocasionados por el huracán Matthew a Guantánamo.
Unos 4 000 metros cúbicos (m3) del material ha elaborado hasta el momento el colectivo de solo tres trabajadores, desde que en marzo último se puso en marcha la fábrica, perteneciente al Ministerio de la Construcción en el territorio y ubicada en el barrio Cabacú, a la entrada de la Ciudad Primada de Cuba.
Hasta ahora no ha existido un pedido que no hayamos cumplido, asegura Leonardo Noa Lores, arquitecto devenido especialista en la preparación de la mezcla, realizada, como todo el proceso, de forma automatizada.
De hecho en el flujo productivo una gran responsabilidad recae sobre este joven de 28 años, quien desde su cabina de control dosifica los componentes de la mezcla (cemento, arena, agua y aditivos) y vela por su calidad, la cual tiene el aval de los ejecutores de las diferentes obras, según refiere.
Cuenta que el 24 de mayo produjeron de manera continua 160 m3 de hormigón, destinados a la fundición del primer estribo del puente del Toa y que se preparaban sicológicamente para emprender una producción de 205 m3, la mayor para una jornada de trabajo hasta el momento, reservada para uno de los apoyos de la mencionada pasarela.
Yordanis Ortiz Labañino, jefe de la planta de prefabricado en la que está enclavada la industria de hormigón, señala que el material constructivo se consigna además a la fundición de elementos en edificios multifamiliares en ejecución en la ciudad, en la comunidad de Paso de Cuba y en el barrio Van Van, así como a la confección de losas y paneles prefabricados para el programa de viviendas y reconoce que los resultados de la planta no hubiesen sido posibles sin la estabilidad mantenida en el suministro de materia prima.
Esta novedosa fábrica sustituyó a una obsoleta donde prácticamente todas las actividades se realizaban manualmente, desde el acarreo de los sacos con cemento entre el almacén y la tolva para ese material, hasta el suministro de agua a la mezcla mediante una manguera.
Ortiz Labañino dice que la diferencia entre una planta y otra es como de la noche a la mañana y que para no ser desagradecidos con la vieja, que los acompañó durante muchos años, han decidido mantenerla como reserva para acudir a ella ante cualquier contingencia de la nueva.
Ahora todo el proceso es automatizado, con un gran impacto en la humanización del trabajo, la productividad y la calidad del hormigón. Para la cimentación del puente del Toa están elaborando una mezcla reforzada, con una resistencia de 300 kilogramos por centímetro cuadrado.
«Nos sentimos satisfechos con la calidad del hormigón que recibimos, la cual es comprobada por el laboratorio de la industria productora y el nuestro», comenta al respecto el mayor Germaín Veloz Camacaro, comandante de la misión internacional de ayuda humanitaria, perteneciente a la Brigada Internacional Cívico Militar de Rescate y Asistencia Humanitaria Simón Bolívar, a cargo de la ejecución del puente del Toa.
La fábrica la integran tres tolvas (para arena, grava y granito), dos silos para cemento, una mezcladora de los materiales y la cabina desde donde se controla el proceso productivo. En ella, aunque en menor escala, también se produce mortero.
La instalación de esta planta en Baracoa (en Maisí se montó una similar), conllevó además la donación por Venezuela de un módulo de equipos automotores, entre ellos camiones de volteo y concreteras, todo lo cual, junto a otras numerosas acciones, posibilita que el municipio vaya sanando las enormes heridas ocasionadas por Matthew.