Foto: Miguel Angel Sanchez Pineda

Guantánamo, recuperación de viviendas y café en la mira

22.02.2017

Hace algo más de cuatro meses, el huracán Matthew dañó más de 42,000 viviendas, más de 2,000 instalaciones públicas y vastas áreas agrícolas, fundamentalmente de café, cacao y coco

La construcción de viviendas y el rescate de la agricultura y los medios de vida de las personas, se encuentran entre las prioridades del proceso recuperativo en los municipios más afectados en la oriental provincias cubana de Guantánamo.
Según publicó el 20 de febrero el semanario de alcance nacional Trabajadores, la atención acelerada a las viviendas con derrumbe parcial y total de techo ha permitido que del total de las 42 mil dañadas más de 11, 670 cuenten con cubierta en la actualidad.
Las principales fuerzas constructoras del Ministerio de la Construcción y de la Empresa Provincial de la Construcción se encuentran fundamentalmente en Baracoa y Maisí, los municipios más afectados, y son perceptibles los resultados en la recuperación de los edificios en las zonas del malecón, Turey, Van Van y Bohorque-Hospital, en Baracoa, la primera villa fundada por los españoles en Cuba.
Como resultado, se encuentra casi listo está el asentamiento Bohorque-Hospital, en Baracoa, el primero de los destinados a familias cuyas viviendas fueron destruidas por el huracán Matthew y no pueden reconstruirse en el lugar original. Un reporte de emisora Radio Baracoa indica que se trata de un edificio de cuatro plantas con ocho apartamentos; de ellos, cuatro con dos cuartos, los restantes de tres y todos con sala, comedor, cocina, baño y patio de servicio que ofrecerán el confort necesario a quienes no podrán regresar a sus antiguos lugares por el peligro que ello implicaría.
Además del asentamiento de Bohorque-Hospital, en Baracoa se acciona el montaje del primer nivel de otros tres edificios en diferentes lugares de la ciudad, destinados a resolver la necesidad de hogares de las familias más afectadas por el huracán Matthew y otros eventos hidrometeorológicos.
En Baracoa, reportó la televisora local Primada Visión, la Empresa Constructora Integral de Baracoa construye un complejo de viviendas sobre la base de un espacio en desuso en el centro de la ciudad. Entre las ventajas de esta modalidad para beneficiar a damnificados se encuentra no solo la celeridad del proceso, sino también el ahorro de 35 por ciento de los materiales.
Con cinco apartamentos en casa uno de sus tres niveles, combina elementos tradicionales de construcción con otros más recientes, entre ellos, las losas prefabricadas y su terminación se prevé para finales de junio, según indicaron fuentes locales.
“Se está trabajando, pero hay que impregnarle un mayor ritmo a lo que se está haciendo”, declaró a Primada Visión a mediados de febrero Dennis Legrá Azahares, presidente del Consejo de Defensa Provincial.
La recuperación de las áreas afectadas del Hospital General Docente Octavio de la Concepción y de la Pedraja, de Baracoa, se encuentra también entre los avances registrados a cuatro meses del paso de Matthew, que dañó más de 42,000 viviendas, más de 2,000 instalaciones públicas y destruyó vastas áreas agrícolas, fundamentalmente de café, cacao y coco.
El café, fertilizando la esperanza
El café, uno de los cultivos que da vida a la economía local y sus habitantes, fue uno de los más golpeados por Matthew. De las 4 958 hectáreas afectadas, indican fuentes locales, recobrarán vida 3 564. Las 1,000 hectáreas restantes, con más 20 años de producción, serán renovadas.
De acuerdo con Leonel Pelegrín Ortiz, experto local en agrotecnia del cultivo, en tres meses debieron limpiar de ramas y troncos más de 2,500 hectáreas de cafetos, enderezar miles de plantas que podían sobrevivir y resembrar las que sucumbieron ante la fuerza de los vientos y el arrastre de las aguas montaña adentro. De ello se encargaron 12 brigadas de todas las empresas cafetaleras del país, equipadas con moto sierras y otras herramientas, que abrieron el camino en medio de la humedad y de la lluvia.

Según el directivo, aunque la cosecha de 2017 no será elevada, prevén acopiar unas 80,000 latas, aseguradas en unas 1,700 hectáreas recuperadas. El resto de las áreas rescatadas está en desarrollo y se trabaja en el llamado “techo” del cafetal, con la siembra emergente intercalada de plátano y, fundamentalmente, de piñón florido.

En el territorio también se trabaja con intensidad en la reconstrucción y mejoramiento de viales para facilitar el acceso de las personas, la recuperación de centros de los sectores de la educación y la salud y la reanimación de los cultivos, con el fin de asegurar la alimentación de las poblaciones de los municipios afectados.
(Con información de Granma, Primada Visión y Juventud Rebelde)